AvaWorld

Embarazo

¿Cuándo tiene lugar la ovulación? Cómo calcular el mejor momento para concebir.

calcul ovulation

¿Cuándo ovulas? Esta es una de las preguntas más importantes a las que hay que dar respuesta si pretendes quedarte embarazada. Tienes más posibilidades de quedarte embarazada cuando tienes relaciones los días antes de ovular. ¿Pero cómo puedes saber cuándo ovulas? 

Puedes usar calculadoras de ovulación para estimar cuándo ovularás, pero no son precisas. Solo se basan en la duración de tu ciclo medio para calcularlo. Suelen dar por supuesto que tienes una fase lútea de 14 días, que no es el caso de todas las mujeres. Basarte en estas calculadoras podría hacerte pasar totalmente de largo tu ventana fértil. De hecho, hasta el 70 por ciento de las mujeres tienen una ventana fértil que no cae exactamente en los días que predicen las directrices clínicas1. Es mucho más preciso calcular la ovulación basándose en síntomas fisiológicos. 

Antes de ovular, aumentan los niveles de estrógeno, y después de ovular, aumentan los de progesterona. Puedes buscar las señales del aumento del nivel de estrógeno para saber cuándo se está preparando para ovular tu cuerpo, y las del aumento de la progesterona para confirmar que has ovulado. 

Síntomas relacionados con el estrógeno (para predecir la ovulación): 

  • Mucosa cervical 
  • Predictores de ovulación 
  • Aumento de la frecuencia del pulso en reposo 

Síntomas relacionados con la progesterona (para confirmar la ovulación): 

  • Aumento de la temperatura 
  • Aumento adicional de la frecuencia del pulso en reposo 

Incluso monitorizando todos estos síntomas, es difícil saber exactamente qué día has ovulado. Lo bueno es que no tienes que saber exactamente cuándo ovulas para quedarte embarazada. Lo más importante es tener sexo los días en los que sabes que eres fértil —cuando tu cuerpo muestra síntomas de prepararse para ovular. Para aumentar tus posibilidades, sigue teniendo relaciones al menos un día sí un día no hasta confirmar que has ovulado. 

Mucosa cervical 

La mucosa cervical nutre y protege al esperma dentro del tracto reproductivo de la mujer, ayudándole en su viaje hacia el óvulo. Las posibilidades de concebir alcanzan su punto máximo cuando hay mucosa cervical fértil. 

La mucosa cervical sigue un patrón predecible durante todo el ciclo menstrual. Tras la menstruación, la mucosa cervical se vuelve escasa. Conforme incrementan los niveles de estrógeno, aumenta la mucosa cervical y cambia su consistencia, de pegajosa a cremosa y finalmente a la más fértil: acuosa o clara de huevo cruda. 

Estos cambios los propicia el estrógeno: el aumento del estrógeno influye directamente en la calidad de la mucosa cervical. Ya que para poder ovular tiene que aumentar el estrógeno, observar los cambios en la mucosa cervical es un método excelente y efectivo para estimar cuándo ocurrirá la ovulación. Normalmente se suele ovular el último día en el que la mucosa cervical es fértil (pero obviamente nunca sabrás cuál es el último día de fertilidad de la mucosa hasta el día siguiente). 

La mucosa cervical no confirma que hayas ovulado, solo que están aumentando los niveles de estrógeno mientras el cuerpo se prepara para ovular. Es importante combinar la observación de la mucosa cervical con la temperatura para saber cuándo se ha ovulado. 

Predictores de ovulación 

Los predictores de ovulación son pruebas de orina que buscan la presencia de la hormona luteinizante (HL) en la orina (algunos predictores de ovulación también pueden detectar la presencia de estrógeno al igual que HL, pero en este artículo solo nos vamos a centrar en test de HL).  La HL es la hormona que le indica a tus ovarios que es hora de liberar un óvulo.  

Los niveles de HL son bajos y variables durante la mayor parte del ciclo. Pero cuando los niveles de estrógeno alcanzan cierto nivel, provocan un pico de HL. La mayoría de las mujeres ovulan a las 24 horas desde que empieza el pico de HL. 

La duración del pico de HL varía de una mujer a otra, igual que el tiempo que pasa desde el principio del pico de la HL a la ovulación. Si tienes un pico de HL corto, puede que tengas que usar predictores de ovulación varias veces al día para pillarlo. El predictor de ovulación no te dice exactamente cuánto te queda para ovular —puede que queden horas o días. También es positivo que sigan dándote positivo los predictores de ovulación una vez has ovulado. 

Si esperas a que el predictor te dé positivo para tener relaciones, puede que estés echando a perder tus días más fértiles. 

Frecuencia del pulso en reposo 

Según los datos de un estudio clínico de 2017, la frecuencia del pulso en reposo empieza a aumentar los días previos a la ovulación2. La frecuencia del pulso en reposo llega a su punto más bajo durante la regla, y aumenta unos dos latidos por minuto hasta cinco días antes de ovular. Después de ovular, la frecuencia del pulso en reposo sigue aumentando y alcanza su pico máximo a mitad de la fase lútea. 

La frecuencia del pulso en reposo es uno de los nueve parámetros que monitoriza la pulsera de Ava. 

Temperatura basal 

La temperatura corporal basal (la temperatura más baja que alcanza el cuerpo en un periodo de 24 horas) aumenta unos 0,2 grados después de ovular y se mantiene elevada hasta que empieza el próximo periodo. Si te tomas la temperatura con un termómetro sensible todas las mañanas a la misma hora antes de salir de la cama o siquiera moverte, verás el aumento de temperatura después de ovular. 

Uno de los mayores problemas de usar la temperatura para monitorizar la ovulación es que para cuando notes el aumento de temperatura, ya es demasiado tarde para concebir en ese ciclo.  La ventana fértil son los cinco días previos a la ovulación y el mismo día de la ovulación (los días en los que tienes más posibilidades de concebir son los dos días antes de ovular). La temperatura no aumenta hasta después de ovular. 

Otro de los problemas de monitorizar la temperatura basal es que el tiempo que tarda la temperatura en aumentar después de la ovulación varía. En un gran estudio que comparaba varios métodos de monitorizar el ciclo en el que se determinaba el día de la ovulación mediante ecografía, se observó que a menudo la temperatura no aumenta hasta pasados varios días desde la ovulación. 

Un patrón bifásico de temperatura es una señal firme de que se ha ovulado en los últimos días, pero no indica el día exacto en el que se ha ovulado. 

 

 

Related posts

Related posts