AvaWorld

Embarazo

Qué deberíamos saber todas las mujeres sobre la fase lútea

La fase lútea es la segunda mitad del ciclo, empieza tras la ovulación y acaba cuando te llega la siguiente regla. Muchas mujeres no le prestan demasiada atención a no ser que estén teniendo problemas para concebir (una fase lútea corta está relacionada con la dificultad para concebir y la pérdida precoz del embarazo). Sin embargo, la fase lútea es una parte importante, no solo de la fertilidad, sino de la salud general.

Si no estás en tratamiento por infertilidad, es probable que el médico nunca te haya preguntado por tu fase lútea, pero es una parte del ciclo especialmente importante. El American College of Obstetricians and Gynecologists ha declarado recientemente el ciclo menstrual “el quinto signo vital” ―tan importante para la salud como la presión sanguínea o la respiración― y la fase lútea es en gran medida la razón de ser.

¿Pero qué es la fase lútea?

La fase lútea es la última parte del ciclo, la que ocurre después de todo lo emocionante y dramático. Ya has tenido la regla, has ovulado y ahora tu cuerpo espera, conteniendo el aliento, un posible embarazo. Si estuvieras planeando una fiesta sorpresa para tu marido, la fase folicular sería cuando haces la tarta, reúnes a todos los amigos y pones las serpentinas por todo el salón. La fase lútea sería la parte en la que todos se sientan en silencio esperando a que llegue a casa, con el aumento de tensión que eso conlleva.

Después de ovular, el cuerpo lúteo ―una estructura que hay en el interior de los ovarios que acoge al óvulo en desarrollo―cae y empieza a producir progesterona. La progesterona ayuda a engrosar el revestimiento uterino para que si hay un óvulo fertilizado, tenga una cama suave en la que implantarse. Si no se implanta ningún óvulo, el cuerpo lúteo deja de producir progesterona tras 12-16 días y el revestimiento uterino se desprende en la regla.

¿Por qué es importante la fase lútea para las mujeres que intentan concebir?

Cuando hablamos del embarazo, la mayoría de las mentes van directamente a la concepción ―cuando el espermatozoide entra en el óvulo. Pero el embarazo no suele empezar hasta que el embrión se implanta en el revestimiento uterino. Para que eso ocurra, el cuerpo debe producir la suficiente progesterona para crear un revestimiento grueso y sano.

Si el cuerpo no produce la suficiente progesterona, la fase lútea será tirando a corta. Una fase de menos de 10 días puede hacer que sea difícil llegar al embarazo, porque el revestimiento uterino se desprende antes de que el embrión tenga la ocasión de implantarse.

¿Por qué es importante la fase lútea para las mujeres que no intentan concebir?

La duración de la fase lútea es un buen indicador de tus niveles de progesterona. Si tu fase lútea dura menos de 10 días, eso indica que tu cuerpo no produce suficiente progesterona. Y aunque no estés tratando de quedarte embarazada, tus niveles de progesterona son importantes. Una progesterona adecuada es fundamental para tener unos huesos sanos, salud cardiaca a largo plazo, dormir bien y sentirte estupendamente. He aquí más información sobre los beneficios que tiene la progesterona sobre la salud.

¿Qué provoca una fase lútea corta?

Si el cuerpo no secreta suficiente progesterona, la fase lútea concluirá de forma prematura. Hay varias razones por las que puede que no produzcas suficiente progesterona:

– SOP

– Trastornos tiroideos

– Obesidad

– Anorexia (y formas más suaves de alimentación restrictiva)

– Ejercicio excesivo

– Envejecimiento

– Estrés

¿Cómo puedes saber si tu fase lútea es demasiado corta?

Monitorizando tu ciclo. Cuenta el número de días entre la ovulación y el inicio de tu siguiente periodo (primer día de sangrado total, no manchado). Idealmente, dura 12 días o más. Si tu fase lútea es de menos de 10 días, puede que tengas niveles bajos de progesterona.

¿Cómo averiguas tu nivel de progesterona?

El nivel de progesterona sufre un pico tras la ovulación y continúa creciendo varios días. Se debe analizar la progesterona en su pico más alto, a mitad de la fase lútea. Normalmente, los médicos les dicen a las pacientes que se hagan la prueba en el día 21 de su ciclo, porque en el ciclo medio de 28 días, la mitad de la fase lútea cae en el día 21.

No obstante, puede que tu ciclo no sea el típico de 28 días con ovulación el día 14. Imagina que tienes un ciclo de 35 días, con la ovulación el día 23. Si te haces la prueba de la progesterona el día 21, te dará un resultado muy bajo porque aún no has ovulado. Pero si te haces la prueba el día 29, puede que te dé niveles perfectamente normales. Si sabes cuándo ovulas y cuánto te

suele durar la fase lútea, puedes decirle al médico cuál es el mejor momento para medir tus niveles de progesterona.

¿Cómo puedes alargar la fase lútea?

Cómo tratar una fase lútea corta dependerá de lo que la provoca. No obstante, hay una serie de suplementos que parecen ayudar a alargar la fase lútea:

– Vitamina C: Un estudio sobre Fertilidad y Esterilidad demostró que la vitamina C incrementa la fertilidad de algunas mujeres con fases lúteas cortas. En el estudio, el 25 por ciento de las mujeres que recibieron vitamina C se quedaron embarazadas en menos de seis meses, en comparación con las mujeres del grupo placebo, en el cual solo el 11 por ciento se quedó embarazada.

– Crema o suplementos de progesterona: Puedes comprar crema con progesterona sin receta o de forma tópica o supositorio con receta. De todas formas, nunca sobra hablar con el médico antes de tomar suplementos de progesterona para asegurarte de que te hacen falta. También es importante usarlo solo durante la fase lútea. Añadir progesterona a la fase folicular podría impedir la ovulación.

Related posts

Related posts