AvaWorld

Embarazo

¿De cuántas semanas estoy embarazada realmente? Aquí tienes la respuesta exacta

¿De cuántas semanas estoy embarazada? Podría parecer una pregunta muy sencilla de plantear al médico, pero el cálculo para saber cuándo sales de cuentas suele ser impreciso. De hecho, solo un 4 % de las mujeres da a luz el día de la fecha prevista para el parto, y la gran mayoría lo hacen entre uno y cuatro días después de salir de cuentas. Y, lo que es aún más sorprendente, nada menos que un 30 % de las mujeres no da a luz dentro del rango de dos semanas de su fecha prevista para el parto1.

Resulta tentador eliminar algunos días considerándolos un mero error de redondeo, pero debería importarte por esta razón: a pesar de la imprecisión de los cálculos, las fechas previstas de parto siguen sirviendo como plazos médicos muy estrictos. ¿Se ha pasado tu fecha prevista para el parto? Es posible que el médico quiera provocarte el parto una semana o, como máximo, dos semanas después. ¿Has dado a luz con más de tres semanas de antelación? Tanto tú como tu bebé seréis considerados como prematuros, con las consiguientes e importantes implicaciones para la salud.

En este artículo cubrimos los siguientes temas:

¿Cuándo empieza verdaderamente el embarazo? Muy probablemente no sea cuando tú imaginas.
¿Cómo calculan los médicos las fechas previstas de parto y por qué este método es técnicamente incorrecto?
¿Cuál es el secreto mejor guardado para un cálculo preciso de tu fecha de parto?
¿Por qué es tan importante obtener una fecha de parto precisa?
Cuándo empieza exactamente el embarazo?


La mayoría de la gente considera que empieza con la concepción. Pero, dejando la creencia popular de lado, esto no es totalmente correcto. Las investigaciones recientes2 indican que la concepción en sí misma no es un fenómeno poco común, sino que tan solo una pequeña parte de los óvulos fecundados son lo suficientemente «aptos» para implantarse. Siguiendo esta lógica, la forma más precisa de calcular la gestación y determinar la fecha del parto sería empezar a partir del momento de la implantación.

El método estandarizado para calcular la fecha de un parto no empieza a contar desde la concepción ni la implantación. Por el contrario, la contabilización comienza a partir del primer día de tu último periodo menstrual. Así es, tu médico considera el primer día de tu periodo como el día uno de tu embarazo, ¡cuando no es posible que te hayas quedado embarazada!


¿Con qué exactitud puede determinar la medicina de cuántas semanas está embarazada una mujer?

A continuación ofrecemos una explicación de las tres posibles fechas de inicio que podrían utilizarse para calcular las semanas de gestación y determinar de cuántas semanas estás embarazada, ordenadas según su precisión:

La más precisa es el momento en que se produce la implantación. La implantación generalmente tiene lugar entre 8 y 10 días después de la ovulación. Tan pronto como se completa ese proceso, el embrión empieza a producir la hormona hCG, que debería poderse detectar mediante una prueba de embarazo alrededor del día 12 después de la ovulación. La desventaja de calcular la fecha del embarazo desde el momento de la implantación es que es poco habitual que sepas con exactitud cuándo se produjo la implantación.


Menos preciso resulta hacer el cálculo a partir del momento en que se produce la ovulación. Tiene más sentido calcular cuándo saldrás de cuentas a partir de la implantación, pero si sabes con absoluta certeza cuándo ovulaste, solo te equivocarás en unos días, dado que la implantación se produce en un marco de tiempo muy limitado tras la ovulación. El problema de este método es que la mayoría de las mujeres no llevan un seguimiento de su ovulación, e incluso las que lo hacen podrían no ser absolutamente precisas en sus cálculos.


La opción menos exacta (y lamentablemente la más común) es calcular la fecha del embarazo a partir de tu último periodo menstrual (UPM). Para cualquier mujer que no tenga una regla de libro en ciclos de 28 días, ovulando exactamente el día 14, este método ofrecerá una fecha de parto imprecisa. ¿Por qué el método menos exacto para calcular las semanas de gestación y la fecha del parto es también el más común? Porque es el más sencillo: muchísimas más mujeres recuerdan cuándo tuvieron la última menstruación que las que recuerdan cuándo ovularon por última vez.

¿Cómo se calcula la fecha prevista del parto?


Esta fecha se calcula sumando 280 días (nueve meses y una semana) al día 1 del último periodo menstrual, ya que probablemente muchas más mujeres recuerden cuándo tuvieron el último periodo que cuándo ovularon (o, aún mejor, cuándo se produjo la implantación). Aunque la fecha del último periodo es más accesible, también es más problemática, porque el cálculo de la gestación real se vuelve impreciso.

¿Puede una ecografía determinar una fecha más precisa?

 

Tu médico puede ajustar tu fecha del parto durante una «ecografía de datación», algo que se suele realizar durante las primeras citas médicas. Dado que los embriones sanos crecen a un ritmo altamente predecible durante el primer trimestre, si se mide la longitud del embrión (conocido como medición «de la coronilla al cóccix»), es posible calcular con más precisión de cuántas semanas estás embarazada.

Si tu ecografía de datación no coincide con la fecha calculada según tu último periodo, es posible que tu médico ajuste la fecha según la ecografía, dado que se suele considerar más precisa.


¿Por qué es inexacto datar el embarazo a partir del último periodo menstrual (UPM)?

 

Pongamos que tienes un ciclo de 28 días, y después de esperar dos semanas para realizar una prueba de embarazo, la prueba da positiva el día en que te falta la regla. Tu último periodo fue hace 28 días y, aunque la implantación ocurrió varios días después, ya se te considera embarazada de cuatro semanas.

El problema con este método, dejando a un lado el hecho de que se considera que el embarazo comienza varias semanas antes de que te quedases embarazada, es que resulta impreciso para toda mujer que no ovule el día 14. Si ovulaste después del día 14 tu fecha prevista de parto, se fijará demasiado pronto. Y si ovulaste antes del día 14, se fijará demasiado tarde. Cuanto más se aleje tu ovulación del día 14, menos precisa será la fecha del parto.


¿De dónde viene este cálculo de la fecha prevista del parto?


Podríamos pensar que el cálculo de los 280 días se basó en un amplio estudio estadístico que analizó de cuántas semanas estaban embarazadas las mujeres antes de dar a luz de forma natural y, basándose en esos datos, los investigadores calcularon que la duración media de un embarazo es de 280 días.

Pero no es así.

De hecho, esta orientación de 280 días proviene de una investigación realizada por el Dr. Franz Naegle ª principios del siglo XIX. Este médico basó sus observaciones en el ciclo de 28 días y averiguó que la mayoría de sus pacientes daba a luz aproximadamente nueve meses y una semana tras el UPM (nota: no especificó si al inicio o al final del UPM, solo indicó el último periodo menstrual, mientras que la práctica convencional toma como referencia el inicio del UPM).

A pesar de que la definición no quede clara, esté pasada de moda y se base en el supuesto incorrecto de que todas las mujeres tienen ciclos de 28 días y ovulen el día 14, todavía se sigue utilizando en la práctica médica actual.


¿Cuánto tiempo dura en realidad el embarazo de la mujer?


Un estudio de 1990 que incluía a más de 1000 mujeres concluyó que la duración media de la gestación (en el 50 % de las mujeres) para las madres primerizas era de entre 277 y 288 días desde el UPM. En el caso de las madres no primerizas, la duración media de la gestación resultaba algo más corta, de entre 275 y 287 días a partir del último periodo menstrual4.

Resulta interesante señalar que, en un estudio de una pequeña población de 125 mujeres caucásicas, se descubrió que la gestación duraba una media de 268 días desde la ovulación, y a pesar de no contar con partos prematuros o con complicaciones, la duración de la gestación variaba en 37 días en toda la muestra5. La explicación de tal variación podría estar en la progesterona, dado que un aumento más lento de esta hormona después de la implantación se correlacionó con un embarazo más largo. Pero no podemos olvidar que se trató de una muestra muy pequeña y con un determinante racial.

Aunque los estudios no entienden todavía el porqué, el determinante racial sí que afecta a la duración de la gestación. En un estudio realizado en Londres a más de 100 000 mujeres, se concluyó que las de origen africano o asiático tenían una duración media de la gestación de 273 días, una semana más corta que la de las mujeres caucásicas6.

Conclusión: el número de semanas de embarazo con el que una mujer embarazada normal da a luz sí que varía considerablemente, pero lo más preciso parece ser un cálculo de 282 días a partir del último periodo menstrual7, si bien es cierto que sería necesaria una investigación más exhaustiva para determinar si esto es así para todos los orígenes étnicos.



Sé cuándo ovulé. ¿Puedo calcular con exactitud mi fecha de parto?

 

Si sabes cuándo ovulaste y sabes si tus ciclos duran más o menos de 28 días, indica a tu médico cuándo ovulaste, no cuándo fue tu último periodo menstrual. El médico hará el cálculo y te ofrecerá una fecha prevista con mayor exactitud.



No sé cuándo ovulé. ¿Existe alguna otra forma de obtener un cálculo más preciso de la fecha de parto?

 

Sí, podrás conocer tu fecha de parto con más precisión con una ecografía de datación, que generalmente se realizará en una de las primeras visitas médicas durante el embarazo. Dado que los embriones crecen a un ritmo muy predecible, una ecografía temprana es una forma sumamente precisa de calcular de cuántas semanas estás embarazada.

Si la fecha basada en tu última menstruación difiere mucho de la fecha calculada según la ecografía, tu médico podría tener ciertas reservas. Digamos que ovulaste el día 25 de tu ciclo, es decir, más o menos una semana y media más tarde del día 14 de un ciclo «de libro». Si tu médico realiza la ecografía seis semanas después de tu último periodo, tal vez sea demasiado pronto incluso para detectar un latido. Si te basas en cuándo ovulaste, es algo totalmente normal y no tienes de qué preocuparte: sencillamente, el embrión tiene una semana y media menos que alguien que ovuló el día 14 de su ciclo.

Siempre y cuando el embarazo progrese a un ritmo normal, el médico seguramente ajustará tu fecha prevista de parto basándose en la ecografía de datación.



¿Cuándo se considera que ha pasado demasiado tiempo después de la fecha de parto prevista?

 

De aquí la importancia de la pregunta «¿de cuántas semanas estoy embarazada?». Calcular la fecha prevista de parto a partir del último periodo menstrual aumenta el riesgo de calificar el parto como «tardío» o «prematuro». En estos casos, el médico te hablará de la opción de provocar el parto.

Para aquellos embarazos que verdaderamente se hayan pasado de cuentas, provocar el parto sería una opción segura y razonable. La principal causa de preocupación en cuanto al bebé es la mortalidad neonatal, y el riesgo de muerte fetal aumenta exponencialmente a partir de la semana 42 de embarazo. En cuanto a las madres, el riesgo de padecer corioamnionitis (infección del líquido amniótico), complicaciones obstétricas y mortalidad maternal aumentan tras la semana 42 de embarazo8.

¿Qué riesgos conlleva un parto provocado si no me he pasado de la fecha prevista de parto?

 

Provocar el parto es la opción más segura en los embarazos que han superado la fecha de parto prevista, pero puede que no tenga ningún sentido hablar del tema si no estás totalmente segura de haber superado esta fecha. Esto se debe a que los fármacos utilizados para provocar el parto (generalmente un tipo de oxitocina o prostaglandina) sí que conllevan ciertos riesgos. Pueden provocar contracciones inusuales, que podrían afectar negativamente al oxígeno que le llega al bebé y a su ritmo cardíaco, aumentando en ocasiones la posibilidad de hemorragias e infecciones posparto. Además, siempre existe la posibilidad de que el procedimiento de provocar el parto no funcione y sea necesario realizar una cesárea.

En el caso de los embarazos que se han pasado de la fecha prevista de parto, las ventajas suelen compensar los riesgos, pero lo más importante de todo es ser consciente de esta evaluación de ventajas e inconvenientes.



¿Qué ocurre si doy a luz antes de la fecha prevista?

El parto prematuro se describe como todo aquel que ocurre antes de la semana 37, pero, como sospecharás, la imprecisión en las fechas también puede causar problemas al respecto. Existe un rango para el diagnóstico de parto prematuro, con partos muy prematuros si se producen antes de las 28 semanas de gestación y prematuro tardío si se aproxima a las 36 semanas9. Basándose en este espectro, tu médico puede intentar retrasar el parto para ayudar a que el bebé crezca más tiempo en el útero; o, en el caso de que no se pueda retrasar, habrá que supervisar con atención al bebé para garantizar su salud.

 

  1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3777570/ 
  2. https://www.nature.com/articles/nbt.1686 
  3. https://obgyn.onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1111/j.1471-0528.2000.tb11661.x 
  4. https://academic.oup.com/humrep/article/16/7/1497/693431 
  5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3777570/ 
  6. https://academic.oup.com/ije/article/33/1/107/668109 
  7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10461334 
  8. https://emedicine.medscape.com/article/261369-overview 
  9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5139808/ 

 

Related posts

Related posts

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information Accept

This site is using first and third party cookies to be able to adapt the advertising based on your preferences. If you want to know more or modify your settings, click here. By continuing to use the site, you agree to the use of cookies.