Cómo funciona Ava

Cómo la pulsera Ava detecta la ventana fértil

Cómo funciona Ava 2017-03-23T13:01:15+00:00
  • Se ha demostrado que Ava detecta una media de 5,3 días fértiles por ciclo con un 89 por ciento de precisión

  • Ava fue probada clínicamente en un estudio de un año de duración en el Hospital Universitario de Zúrich bajo la dirección de la Dra. Brigitte Leeners, destacada experta en el modelado matemático de los ciclos menstruales.

  • Ava es un dispositivo médico de clase I según la normativa de la FDA.

La pulsera Ava es un método de monitoreo del ciclo menstrual sin precedentes. Mientras duermes, los sensores de Ava recopilan datos de nueve parámetros fisiológicos diferentes. Estos parámetros se introducen en nuestro algoritmo para hallar tu ventana fértil.

Otros métodos para monitorizar la fertilidad se basan en un único parámetro, por lo que no te pueden ofrecer un cuadro completo de tu fertilidad en tiempo real. Ava detecta las primeras señales de que la ventana fértil se está abriendo y te informa de cuándo termina.

Al ser un dispositivo corporal, Ava ofrece información precisa sobre tu ciclo con un mínimo esfuerzo por tu parte. Usa Ava mientras duermes y consulta tus datos al despertar.

Una nueva forma de llevar el control

160628_App_Onboarding_Slide_03

Ava se usa cada noche mientras duermes, cuando el cuerpo está completamente en reposo y la actividad no afecta tus parámetros fisiológicos.

160628_App_Onboarding_Slide_04

Sincroniza la pulsera Ava con la aplicación cada mañana.

160628_App_Onboarding_Slide_04

Consulta los datos vinculados con tu fase menstrual, sueño, estrés y frecuencia cardíaca en reposo.

Qué mide Ava

Cuántas veces por minuto late tu corazón en reposo.

La frecuencia cardíaca en reposo es menor durante la fase folicular que durante la fase lútea. El estudio clínico de Ava identificó más variaciones en la frecuencia cardíaca en reposo a lo largo del ciclo menstrual: la frecuencia cardíaca en reposo se incrementó en unos tres latidos más por segundo al inicio de la ventana fértil.

Las frecuencias cardíacas en reposo típicas son de entre 40 y 80 LPM. Si eres físicamente muy activa, tu frecuencia cardíaca en reposo puede ser incluso menor que 40 LPM. El estrés, las enfermedades y el alcohol pueden causar un incremento temporal de la frecuencia cardíaca en reposo.

La temperatura de la piel de tu muñeca.

La temperatura de la piel es uno de los parámetros empleados por Ava para identificar tu ventana fértil. Si alguna vez has llevado el control de tu temperatura basal midiéndola oralmente, notarás que las lecturas de temperatura de Ava son algunos grados menores que las de tu temperatura oral. Es normal que la temperatura de la piel sea inferior y más variable que la temperatura oral.

La lectura media de la temperatura de la piel —al tomarla en una temperatura ambiente de entre 64,5 y 77 grados Fahrenheit— es de entre 90,5 y 98,2 grados Fahrenheit.

En grados Celsius:
La lectura media de la temperatura de la piel —al tomarla en una temperatura ambiente de entre 18 y 25 grados Celsius— es de entre 32,5 y 36,8 grados Celsius.

Mientras menor sea tu índice de VFC, menor será tu nivel de estrés.

La VFC es la variación del intervalo de tiempo entre un latido del corazón y el siguiente. Puede emplearse como indicador de estrés fisiológico: grandes variaciones en el intervalo entre latidos —es decir, una VFC alta— indica que eres más resistente al estrés y que estás menos estresada. Ava mide el índice entre las ondas de baja y alta frecuencia de tu frecuencia cardíaca. Al medir la VFC mediante este índice, Ava te indica que un valor inferior significa que estás menos estresada.

Un índice de VFC normal varía ampliamente de persona a otra, pero identificar incrementos o reducciones en tu índice de VFC de referencia te permite aprender acerca del nivel de estrés fisiológico de tu cuerpo.

Cantidad total de horas de sueño y relación sueño ligero a sueño profundo más fase REM.

La cantidad y calidad de tu sueño nocturno son parámetros importantes para realizar un seguimiento de tu fertilidad. Tu ciclo menstrual puede afectar tu sueño, que a su vez puede afectar tu ciclo menstrual.

Ava monitorea la cantidad de horas que duermes cada noche. Esto no incluye el tiempo que puedas invertir leyendo en tu cama; Ava puede diferenciar entre dormir y estar en cama tranquilamente. Ava también monitorea el porcentaje de sueño ligero y el de la combinación de sueño profundo con fase REM.

Los ciclos de sueño típicos en adultos son de 50% a 65% de sueño ligero, y de 35% a 50% de sueño profundo más fase REM.

La perfusión es el proceso de distribución de sangre a los tejidos de tu cuerpo.

Al fluir por los tubos capilares, tu sangre distribuye nutrientes hacia los tejidos y contribuye a eliminar residuos. Después, la sangre vuelve al corazón y comienza el proceso de nuevo.

Si alguna vez has tenido una cinta elástica atada a tu dedo y has sentido cómo se interrumpe el flujo sanguíneo, ya estás familiarizada con el proceso de perfusión. Si bien puedes limitar la perfusión con una cinta elástica, este proceso también puede cambiar de forma natural por diferentes motivos. Por ejemplo, tu perfusión cambia para calentarte o enfriarte. La perfusión también cambia en función del ciclo menstrual: aumenta durante los días fértiles y disminuye durante la fase lútea.

Frecuencia de respiraciones por minuto

Ava monitorea tus movimientos gracias a un acelerómetro.

Este parámetro le permite a Ava diferenciar entre sueño ligero y sueño profundo más fase REM.

La pérdida de calor está directamente relacionada con el inicio del sueño.

A medida que pierdes calor a través de tus pies y manos, la temperatura de tu piel aumenta y tu temperatura corporal central disminuye.

La pérdida de calor también está vinculada con tu metabolismo basal. El mecanismo que permite mantener una temperatura superior durante la fase lútea continúa siendo objeto de debate científico. Algunos investigadores creen que la causa es la disminución de la pérdida de calor, mientras otros estiman que es un incremento en la producción de calor interno (una aceleración del metabolismo basal).

La bioimpedancia mide la resistencia del tejido corporal a voltajes eléctricos muy bajos.

Este parámetro ofrece datos sobre la piel, como su hidratación y patrones de sudoración. Como podrás haber notado a lo largo de tu vida, las hormonas reproductivas afectan tu piel. Tu piel puede cambiar durante las distintas fases del ciclo menstrual, la pubertad y el embarazo.

La ciencia tras Ava

Una nueva forma de llevar el control

Ava es el primer producto en emplear tecnología de sensores para detectar el nivel de fertilidad en tiempo real, lo que permite predicciones más precisas con la menor participación posible de la usuaria.

La mayoría de los productos de seguimiento de la fertilidad en el mercado se basan en un único parámetro, por lo que ofrecen un cuadro incompleto del nivel de fertilidad de la mujer. Estos parámetros incluyen temperatura basal y la HL en la orina. Si se emplean de forma independiente, ninguno de estos métodos permite detectar con precisión el inicio de la ventana fértil ni confirmar la ovulación. Además, la fiabilidad de un único parámetro puede verse comprometida por algunos factores desconcertantes. Por estos motivos, son muchas las mujeres que emplean simultáneamente múltiples métodos para monitorizar la fertilidad, aunque sea un proceso tedioso que requiera tiempo

Ava realiza un seguimiento de múltiples parámetros fisiológicos correlacionados con la fertilidad para que las usuarias no tengan que hacerlo y así ofrece predicciones más precisas.

Nuestro estudio clínico

Ava fue probada en un estudio clínico de un año de duración en el Hospital Universitario de Zúrich. El estudio prospectivo observacional realizó un seguimiento a 37 mujeres saludables no embarazadas de entre 20 y 40 años de edad. Se constató que Ava detecta una media de 5,3 días fértiles por ciclo con un 89 por ciento de precisión.

Los resultados obtenidos en los estudios clínicos de Ava identificaron múltiples parámetros fisiológicos correlacionados tanto con el aumento de los niveles de estradiol previos a la ovulación como con el aumento de los niveles de progesterona posteriores a la ovulación. Ava ha protegido estos métodos con distintas solicitudes de patentes. Nuestros resultados científicos han sido presentados en congresos en EE. UU., Alemania y Suiza. Estamos enviando nuestros últimos hallazgos a revistas científicas con sistema de revisión por pares para su publicación, empezando por un estudio sobre la correlación entre la frecuencia cardíaca y la ventana fértil. Además, contamos con más publicaciones en proyecto que explican en detalle cómo los distintos parámetros medidos por Ava se correlacionan con el ciclo menstrual.

La correlación entre la frecuencia cardíaca y la ventana fértil

Estudios clínicos previos han demostrado que existe un incremento significativo de la frecuencia cardíaca —medida en clínica— durante la ventana fértil al compararla con la de la fase menstrual. Ava dirigió un estudio clínico observacional para comprobar si sensores fotoplestimográficos (PPG por sus siglas en inglés) colocados en la muñeca podían reproducir esta asociación observada clínicamente. Ciertamente, los resultados de nuestro estudio clínico indican que la frecuencia cardíaca medida por sensores PPG colocados en la muñeca es significativamente más elevada que durante la fase menstrual. Las ventajas de emplear sensores corporales son numerosas, e incluyen la posibilidad de monitorear continuamente la frecuencia cardíaca durante el sueño para minimizar las interferencias causadas por la cambiante actividad diaria.

Nuestro estudio clínico también demostró que la correlación entre frecuencia cardíaca y las distintas fases menstruales es consistente independientemente de la amplia gama de actividades realizadas por las participantes antes de dormir.

Más importantes aún son los algoritmos desarrollados por Ava, que permiten detectar la ventana fértil incluso en personas con ciclos de duraciones altamente variables, algo imposible de lograr mediante el método del calendario.

En conclusión, Ava ofrece una detección de la ventana fértil respaldada científicamente y conveniente para mujeres con ciclos de entre 24 y 35 días de duración, en una presentación sencilla, accesible y asequible.


1https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11100398

El Equipo

Prof. Dr. med. Brigitte Leeners

Scientific Advisory Board

Tras finalizar sus estudios de Medicina en la Universidad de Aquisgrán, en Alemania, la Profa. Leeners se convirtió en médico sénior en la Universidad de Zúrich, en Suiza. Una de sus principales áreas de investigación fue el modelado matemático del ciclo menstrual. La investigación realizada por la Profa. Leeners ha aparecido en publicaciones de referencia en el campo de la ginecología y la medicina reproductiva de todo el mundo. La Profa. Leeners ha participado muy activamente en los estudios científicas de Ava y se unió al Consejo Consultivo Científico en 2015

Lisa Falco, PhD

VP Data Science

Tras una maestría en Ingeniería Física en la Universidad Tecnológica Chalmers en Gotemburgo/Suecia, Lisa finalizó un Doctorado en Procesamiento de Señales Biomédicas en la Escuela Politécnica Federal de Lausana/Suiza, y fue profesora invitada en la Escuela Médica Harvard en Boston, Estados Unidos. Lisa trabajó en los equipos de procesamiento de señales y algoritmos de Solianis (medición no invasiva de azúcar en sangre) y Scanco Medical (escáneres de tomografía microcomputarizada). Lisa es autora de diversas patentes y ha presentado resultados científicos en varias conferencias internacionales.

Premios

FEATURED IN

Ava for healthcare professionals

Please confirm that you are a healthcare professional or researcher

I am a healthcare professional

I am interested in Ava for personal use