AvaWorld

Embarazo

Las mejores vitaminas prenatales: ¿debería gastar más para obtener una mejor calidad?

¿Son necesarias las vitaminas prenatales? Se supone que las mujeres embarazadas tienen que tomar vitaminas prenatales para garantizar el crecimiento sano de sus bebés. Sin embargo, con tantos tipos y dosis de vitaminas y suplementos prenatales disponibles en el mercado, puede resultar confuso saber si estás tomando la decisión correcta. Y para mayor confusión, algunos de los beneficios de las vitaminas prenatales dependen de factores como tu dieta y tu peso.

Entonces, ¿deberías tomar vitaminas prenatales?

La respuesta es SÍ, pero hay varias cosas que hay que tener en cuenta acerca de las vitaminas que necesitas. En este post explicaremos, con fundamentos científicos, los pros y los contras respecto a las vitaminas prenatales para que puedas tomar la mejor decisión.

SÍ que hay que conocer el objetivo de las vitaminas prenatales antes de tomarlas

Al tomar vitaminas, ya sea una vitamina específica o una multivitamina, es importante entender su finalidad antes de nada. Las vitaminas son nutrientes que el cuerpo no puede producir pero que necesita para funcionar. Esto significa que necesitamos vitaminas de fuentes externas, ya sean alimentos o suplementos dietéticos.

Si tu dieta ya es nutritiva y variada, es probable que tomes las suficientes vitaminas. Sin embargo, si eres alérgica o no toleras ciertos alimentos, eres vegana o vegetariana, o intolerante a la lactosa, es posible que te falten ciertas vitaminas, y un suplemento podría resultar de ayuda.

Durante el embarazo, el cuerpo necesita mayor cantidad de vitaminas para favorecer el crecimiento fetal. Para las mujeres que intentan concebir o que ya están embarazas puede ser difícil llegar a estos niveles de vitaminas solo con la alimentación, sobre todo si están luchando contra las náuseas matutinas o las restricciones dietéticas. Por esta razón se recomienda que las mujeres que están embarazadas o que intentan concebir tomen un suplemento vitamínico prenatal para asegurarse de que se satisfagan sus necesidades vitamínicas.

NO te pases. También hay un límite, aunque se trate de vitaminas

Es posible que hayas oído el viejo dicho de que «las vitaminas solo pueden ayudar, y no hacer daño» o que «nunca se toman demasiadas vitaminas».

Pues ninguna de esas afirmaciones es cierta.

De hecho, tomar demasiadas vitaminas de cierto tipo puede ser tóxico. El exceso de calcio, vitamina A y vitamina D y de hierro puede ser dañino, o incluso fatal. Y todavía no hay estudios concluyentes sobre si el exceso de otras vitaminas, como el ácido fólico, también es perjudicial.

Por otro lado, la falta de vitaminas está asociada a resultados adversos. La falta de folato, por ejemplo, está relacionada con anomalías del tubo neural en bebés en desarrollo. Y la insuficiencia de vitamina A está relacionada con la ceguera. Los suplementos vitamínicos, cuando sean necesarios, pueden ayudar a prevenir resultados adversos.

Entonces, ¿cómo saber qué cantidad de vitaminas tienes que tomar? Esta tabla muestra los límites recomendados y los que no hay que superar para la ingesta de vitaminas durante el embarazo.

Sin embargo, sería difícil hacer un seguimiento de la ingesta diaria de vitaminas de cada vitamina y equilibrar la cantidad adecuada. Si tu dieta ya es sana y equilibrada, las vitaminas prenatales clave que debes tener en cuenta son el folato, la vitamina D, el calcio y el hierro. Puedes pedirle a tu médico que busque síntomas de falta de vitaminas, como anemia (bajo nivel de hierro), para que pueda determinar si hay que hacer hincapié en ciertas dosis o si hay otras vitaminas importantes para tu salud.

La buena noticia es que es raro sobrepasar el nivel de tolerancia a las vitaminas solo con la alimentación, o con un suplemento multivitaminínico (o vitamina prenatal). Sin embargo, puede haber algún problema si estás tomando más de un suplemento vitamínico, o más de un suplemento al día. Si notas algún problema estomacal, cambios en la piel, debilidad muscular o latidos cardíacos más rápidos, ponte en contacto con tu médico para reducir la dosis de vitaminas o cambiar de vitaminas (aquí encontrarás una lista completa de síntomas de sobredosis de vitaminas).

 

SÍ que hay que tomar folato, pero tienes que conocer la diferencia entre folato y ácido fólico

Una de las vitaminas prenatales más importantes es el folato. Está presente en el cierre del tubo neural fetal, que en última instancia se convertirá en el cerebro y la médula espinal. Cuando los niveles de folato son bajos, el tubo neural no se cierra correctamente, lo que aumenta el riesgo de defectos congénitos, como la espina bífida, e incluso puede tener resultados fatales. Por este motivo, se anima a las mujeres a que consuman más folato al principio del embarazo, o incluso antes de quedarse embarazadas. Además de las anomalías del tubo neural, unos niveles bajos de folato también pueden suponer un mayor riesgo de depresión1 y anemia2.

Es importante tener en cuenta que el folato (o, en lenguaje científico propiamente dicho: 5-metiltetrahidrofolato) y el ácido fólico son ligera pero significativamente diferentes. El folato se puede encontrar en las hojas verdes (o follaje, de ahí su nombre) y en las legumbres. El ácido fólico es la versión sintética del folato. Muchos países añaden ácido fólico a las semillas y los cereales. Las vitaminas prenatales suelen contener ácido fólico.

La gran diferencia entre la versión natural y la sintética del folato es cómo actúan en el cuerpo3. Mientras que la versión natural del folato puede actuar fácilmente en diferentes procesos biológicos, el ácido fólico no. El hígado tiene que metabolizar y convertir el ácido fólico en folato antes de procesarlo. Este paso adicional es asumible para pequeñas dosis de ácido fólico. Sin embargo, cuando los niveles de ácido fólico son demasiado altos, el hígado no puede seguir el ritmo con la cantidad de ácido fólico que tiene que transformar. Esto deriva en que el ácido fólico no se metabolice, lo que no es demasiado útil en el ciclo celular y puede incluso tener efectos adversos, aunque las conclusiones son controvertidas4. Además, tomar mucha cantidad de ácido fólico puede dificultar que las pruebas detecten si tienes escasez de vitamina B12 (es importante poder saber si hay falta de vitamina B12 para poder detectar a su vez la anemia y la disfunción neurológica). Por lo general, se recomienda que las mujeres tomen al menos 0,4 mg (o 400 mcg) de ácido fólico, pero que no superen 1 mg (o 1000 mcg) ya que esta dosis tan alta puede enmascarar la falta de vitamina B12.

Por estas razones, debes tener en cuenta que, si bien un suplemento de ácido fólico es beneficioso, para mejorar los niveles de folato también es necesario comer más alimentos ricos en folato. Además, existen suplementos dietéticos de folato (busca L-5-metiltetrahidrofolato) que pueden aumentar los niveles de folato igual que el ácido fólico5. Desgraciadamente, debido a las restricciones éticas que rodean a las investigaciones, no existen pruebas clínicas de que los suplementos dietéticos de folato tengan el mismo efecto preventivo que el ácido fólico en las anomalías del tubo neural.

NO esperes hasta estar embarazada para empezar a tomar vitaminas prenatales

¿Cuándo es el mejor momento para tomar vitaminas prenatales? Algunas vitaminas hay que comenzar a tomarlas tan pronto como empieces a intentar concebir.

El ácido fólico/folato es una de estas vitaminas. Como hemos dicho anteriormente, desempeña un papel fundamental en el cierre del tubo neural fetal. El proceso tiene lugar a los 28 días de la concepción, antes de que muchas mujeres se den cuenta de que están embarazadas. Después del primer mes de concepción, el aumento de los niveles de folato no previene este tipo de anomalías de nacimiento.

Es importante elevar los niveles de folato antes del embarazo para garantizar niveles óptimos para el cierre del tubo neural. Actualmente, se aconseja a las mujeres que complementen su dieta con 0,4 mg de ácido fólico al menos un mes antes del embarazo (para aumentar suficientemente los niveles de folato en el cuerpo) y que continúen tomando el suplemento hasta el final del primer trimestre.

Aunque no está claro si es necesario que las mujeres embarazadas continúen tomando ácido fólico después del primer trimestre, vale la pena señalar que el embarazo precisa de niveles elevados de ácido fólico. Entre el apoyo al crecimiento fetal y el mantenimiento de otros procesos biológicos, algunas mujeres embarazadas pueden estar en riesgo de agotar sus propias reservas de folato. Consulta a tu médico si seguir tomando ácido fólico o folato es adecuado para ti.

¡RECOMIENDA al futuro papá que tome sus vitaminas también!

¡Los futuros padres que se apliquen el cuento! Los espermatozoides contribuyen con el 50% de la composición genética del bebé, por lo que las células espermáticas sanas también son importantes para la fertilidad. Curiosamente, el ácido fólico parece ser importante tanto para los padres como para las madres. Un estudio clínico descubrió que los hombres que toman más folato tenían un esperma de mejor calidad y menos anomalías genéticas6.

En materia de fertilidad, un análisis de los estudios clínicos existentes descubrió que el zinc y el folato podían incrementar la concentración de esperma7. Además, los niveles bajos de ácido fólico pueden explicar algunos de los problemas de infertilidad en hombres obesos y con sobrepeso8. Lamentablemente, mientras que la investigación básica apunta a un papel más definitivo para las vitaminas y la fertilidad masculina, existen pocos estudios clínicos en hombres sobre el papel que desempeñan las vitaminas en el aumento de la fertilidad. De todos modos, la ingesta de vitaminas es un tema que ambas partes tienen que tratar con sus médicos.

HAZ un seguimiento de tu índice de masa corporal y habla con tu médico sobre las limitaciones de las vitaminas prenatales

Las vitaminas prenatales se han relacionado con un menor riesgo de preeclampsia9. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el IMC previo al embarazo desempeña un importante papel moderador en la forma en que las vitaminas prenatales afectan a los resultados del parto. Dos importantes estudios descubrieron que el uso habitual de multivitaminas cerca del momento de la concepción redujo significativamente el riesgo de preeclampsia y parto prematuro, pero solo en mujeres con un IMC<25 y no en mujeres con un IMC>25 (estudio de preeclampsia10; 11).

Esto significa que las vitaminas prenatales tienen diferentes beneficios para las mujeres con diferentes IMCs. Para las mujeres con sobrepeso o con un IMC> 25, es importante consultar con un médico para controlar el aumento de peso durante el embarazo y determinar las mejores vitaminas prenatales para ti.

 

Related posts

Related posts