AvaWorld

Embarazo

Síntomas de embarazo: Semana 3

A las tres semanas de embarazo, puede que aún no sientas ninguno de los primeros síntomas. Y todavía será demasiado pronto para que puedas hacerte una prueba de embarazo. Espera una semana más hasta que tengas la primera falta. Si has concebido en este ciclo, seguramente el óvulo se haya fecundado en los últimos días. La ovulación suele producirse en torno al día 14 del ciclo. Pero se trata de una media, y la fecha de ovulación exacta varía de una mujer a otra. (Un estudio concluyó que las mujeres ovulaban en cualquier momento entre el día 8 y el día 26 del ciclo).

Por tanto, como el embarazo se cuenta a partir del primer día de tu última menstruación, resulta complicado determinar en este momento si el óvulo ya se ha fecundado o no. Pero, en cualquier caso, se acerca el momento de la concepción.

Tres semanas de embarazo – ¿Qué sucede después de la concepción?

Cuando intentas determinar cuándo empezó tu embarazo, la fecha que realmente estás buscando es la de la implantación, es decir, cuando el óvulo fecundado anidó en el endometrio y, por tanto, comenzó la gestación. Puedes averiguar esta fecha usando un par de fórmulas sencillas (que también hemos analizado en nuestro artículo sobre la calculadora de la implantación).

El proceso de implantación suele producirse entre 8 y 10 días después de la ovulación. Y en cuanto finaliza, el embrión empieza a producir hCG, que es la hormona que detectan las pruebas de embarazo.

Tres semanas de embarazo – ¿me sentiré embarazada a las 3 semanas?

Probablemente no. En un ciclo en el que no se produce embarazo, los niveles de progesterona descenderían en este momento, pero en un ciclo con embarazo, la hCG envía una señal para que la producción de progesterona continúe y aumente. Este aumento en los niveles de progesterona es el responsable de muchos de los primeros signos de embarazo. Pero en este momento, es probable que todavía no sientas ninguno.

Tres semanas de embarazo – entonces, ¿cuándo me sentiré embarazada?

La mayoría de las mujeres empieza a sentir síntomas alrededor de la semana cinco o seis. En este estudio que evaluó a 136 mujeres en el inicio de los síntomas de embarazo, la mitad de las mujeres experimentó síntomas hacia finales de la quinta semana y el 89 % los experimentó hacia finales de la octava.

Tres semanas de embarazo – ¿qué tamaño tiene el bebé?

Longitud del bebé: 0 cm.

Peso del bebé: 0 g.

Tres semanas de embarazo – ¿cómo se desarrolla el bebé?

Cuando el espermatozoide y el óvulo se encuentran, crean un óvulo fecundado unicelular denominado cigoto. Casi inmediatamente, esta célula se divide mientras se abre camino por la trompa de Falopio hacia el útero. Finalmente, el cigoto se convierte en una pelota hueca de células denominada blastocito.

Esto podría sorprenderte, pero el sexo de tu bebé y sus características genéticas heredadas (como el color de pelo, ojos y piel, la complexión e incluso algunos rasgos de personalidad y de inteligencia) se definen en el momento de la concepción. Tu cigoto tiene 46 cromosomas: 23 tuyos y 23 de tu pareja. Estos cromosomas son el plan de acción que sigue tu bebé mientras se desarrolla.

Tres semanas de embarazo – ¿qué ocurre con los embarazos múltiples?

Si se libera más de un óvulo durante la ovulación y cada uno es fecundado por un espermatozoide, se puede implantar y crecer en el útero más de un embrión, lo que da lugar a un embarazo múltiple dicigótico. Cuando un único óvulo fecundado se divide, da lugar a un embarazo múltiple monocigótico. Los embarazos múltiples monocigóticos son mucho menos frecuentes que los dicigóticos. Tu probabilidad de tener un embarazo múltiple aumenta si tienes antecedentes familiares de embarazos múltiples, si estás tomando fármacos para la fertilidad o si eres mayor de 35 años. Además, si ya has tenido un embarazo múltiple monocigótico, la probabilidad de que tu próximo embarazo también lo sea aumenta hasta cinco.

¿Qué ocurre en mi cuerpo?

La implantación suele producirse entre 8 y 10 días después de la ovulación. Es el tiempo que el óvulo fecundado necesita para recorrer la trompa de Falopio y llegar al útero. Una vez allí, el blastocito anida (o dicho de otro modo, se implanta) en la pared uterina.

Cuando se produce la implantación, tu bebé libera hCG, que envía una señal a tus ovarios para que dejen de liberar más óvulos. La HCG es la hormona que detectan las pruebas de embarazo, tanto el análisis de sangre como el de orina. (Si deseas obtener más información sobre tus hormonas, consulta nuestro artículo, Hormonas 101.) Pero no te apresures a hacerte la prueba de embarazo. La hCG necesita tiempo para acumularse en tu sistema, y se recomienda esperar entre 12 y 24 días después de la ovulación para realizarse una prueba de embarazo. (De lo contrario, podrías estar literalmente tirando el dinero por el inodoro).

Muchas mujeres se preguntan si sentirán los síntomas de implantación. Pero como los síntomas de la implantación y los primeros síntomas del embarazo pueden ser similares a los que tiene una mujer cuando aumenta la progesterona en las semanas previas a la menstruación, no puedes basarte en ellos para saber si estás embarazada.

El juego de la espera

Esperar la primera falta o una prueba de embarazo positiva puede ser duro. Es totalmente normal analizar cada pequeño dolor y punzada, y preguntarse si son o no un signo de embarazo. (Te ofrecemos 17 maneras de sobrevivir a las dos semanas de espera.)

En algunos casos, como en el de tener riesgo de embarazo ectópico o aborto espontáneo, el médico puede solicitarte un análisis de sangre. Los análisis de sangre son más sensibles que los análisis de orina, lo que implica que pueden detectar cantidades menores de hCG.

Aunque todavía es un poco pronto, en algunos casos, puedes empezar a sentir algunos de los primeros signos de embarazo. Si tu ciclo suele durar menos de 28 días, hacia finales de semana, es posible que te des cuenta de que podrías estar embarazada.

¿Mi embarazo se desarrollará con normalidad?

Es muy habitual y totalmente normal preocuparse por la seguridad de tu embarazo y por sufrir un aborto. Aproximadamente el 15 % de los embarazos clínicos acaba en aborto natural. Un embarazo clínico es el que se confirma por unos niveles elevados de hCG (la hormona del embarazo), además de una ecografía que detectará el saco gestacional o el latido del corazón. Pero cuando también se tienen en cuenta las pérdidas preclínicas, la incidencia real de aborto espontáneo o natural se acerca al 50 %, lo que lo convierte, con diferencia, en la complicación de embarazo más habitual. Así pues, si sufres un aborto, debes saber que no estás sola. (Y recuerda, no ha sido culpa tuya).

Aunque las pérdidas ocurren y los investigadores siguen analizando cuáles son las causas del aborto espontáneo, en la mayoría de los casos no se podría haber hecho nada para evitarlos. Casi siempre los abortos se deben a anomalías cromosómicas, lo que significa que el embrión no era viable.

Tres semanas de embarazo – ¿cómo sabe mi sistema inmunitario que no debe atacar el embrión?

Durante mucho tiempo, los investigadores se han preguntado por qué el sistema inmunitario de una madre no rechaza un feto en desarrollo, con sus diferentes antígenos, como tejido extraño. Según algunas investigaciones, la implantación de un embrión cambia el paquete de células relevantes específicas que forman la decidua, la estructura especializada en recubrir la placenta y el feto. Estos cambios son los que permiten que el sistema inmunitario del cuerpo ignore la decidua, considerándola como una zona de inactividad inmunitaria. (Es increíble lo inteligente que es el cuerpo, ¿verdad?)

Y algunos estudios, como éste publicado en la revista Scientific Reports, han revelado que el endometrio también establece algo parecido a un examen de entrada para el embrión. Es decir, el cuerpo está intentando detectar si el embrión es o no viable.

En ocasiones, los óvulos se fecundan pero no se implantan en el útero. A menudo, estos embriones contienen células anómalas o errores cromosómicos. Lo ideal es que el «examen de entrada» compruebe la salud de un embrión. Cuando funciona correctamente, el útero permite que sólo los embriones de alta calidad se implanten, evitando así el aborto espontáneo, la restricción del crecimiento fetal o el nacimiento prematuro.

Tres semanas de embarazo – ¿qué más debería hacer?

  • Sal con tu pareja o tus amigos y diviértete, ¡cualquier cosa que te distraiga de la espera! Aunque en este momento es importante evitar beber demasiado alcohol.
  • Duerme mucho, haz algo de ejercicio suave y mantén una dieta equilibrada y saludable.
  • Si todavía no lo has hecho, deberías dejar por completo el tabaco o cualquier droga recreativa o ilegal.
  • Sigue tomando tus vitaminas prenatales con folato; es en este período de desarrollo temprano cuando más importante es que tu sistema cuente con la cantidad suficiente de folato. Incluso antes de que sepas que estás embarazada, tu bebé ya está muy ocupado creciendo. Una de las primeras cosas en formarse es el tubo neural. Una cantidad suficiente de folato ayuda a evitar anomalías congénitas en el tubo neural, como la espina bífida y la anencefalia, que pueden provocar malformaciones graves o ser mortales.
  • Infórmate sobre el primer trimestre. ¡Muy pronto, obtendrás ese resultado positivo en la prueba de embarazo!

 

Tres semanas de embarazo – preguntas frecuentes de esta semana:

¿Cuándo concebí?

¿Cuándo se produce la implantación?

¿Cuándo puedo realizarme una prueba de embarazo?

¿Necesito un análisis de sangre para confirmar el embarazo?

 

 

 


Jackie Ashton

Jackie es una escritora científica de Ava, con una década de experiencia en periodismo: interpreta estudios clínicos y trabajos de investigación para medios como The New York Times y The Washington Post.

Related posts

Related posts

Al continuar navegando en esta web, aceptas el uso de cookies. Más información Aceptar

This site is using first and third party cookies to be able to adapt the advertising based on your preferences. If you want to know more or modify your settings, click here. By continuing to use the site, you agree to the use of cookies.