AvaWorld

Embarazo

Calculadora de concepción: ¿Cuándo concebí?

 

En cuanto obtienes un resultado positivo en tu prueba de embarazo, lo primero que probablemente quieras hacer es buscar en Google «calculadora de concepción» o «¿Cuándo concebí?»”. Y si lo haces, encontrarás muchas calculadoras online que prometen indicarte tu fecha de concepción. Pero lo cierto es que estas calculadoras online (que usan fórmulas) solo podrán darte una estimación de tu fecha de concepción.

Antes de profundizar en el complejo proceso de la concepción, echemos un vistazo al modo de funcionamiento habitual de estas calculadoras de concepción.

Cuando intentas determinar cuándo empezó tu embarazo, la fecha que realmente estás buscando es la de la implantación – es decir, cuando el óvulo fecundado anidó en el endometrio y por tanto, comenzó la gestación. Puedes averiguar esta fecha usando un par de fórmulas sencillas (que también hemos analizado en nuestro artículo sobre la calculadora de la implantación).

Si sabes la fecha en que ovulaste, súmale 9* días.

Fecha de ovulación + 9 días = Fecha de la implantación

 

Si sabes el primer día de tu última regla (FUR), súmale 23* días.

Día de la FUR + 23 días = Fecha de la implantación

*El embrión viable medio se implanta 9 días después de la ovulación.

**14 (promedio de días entre la FUR y la ovulación) + 9 (promedio de días entre la ovulación y la implantación) = 23 días.

 

Una vez más, es importante destacar que las fórmulas anteriores para determinar la fecha de concepción son tan sólo una estimación aproximada basada en el momento en que suele producirse, de media, la ovulación y la implantación en la  mayoría de las mujeres. Para obtener información precisa acerca de tu ventana fértil en concreto, realizar un seguimiento del ciclo puede ser de gran ayuda.

¿Cuándo concebí?

Si estás intentando averiguar cuándo se produjo la concepción, es importante que sepas que la concepción no lo es todo para determinar cuándo comenzó tu embarazo. Sino que se trata de un proceso de dos fases que incluye tanto la concepción (fecundación del óvulo después de la ovulación) como la implantación.

 

¿Qué es la ovulación?

Durante la fase folicular (que corresponde a la primera parte del ciclo), las bolsas llenas de líquido de tus ovarios (folículos) y que contienen óvulos inmaduros, crecerán. Un folículo pasará a ser dominante y comenzará a segregar estradiol, lo cual provocará un aumento repentino de la hormona luteinizante (LH). Este aumento repentino rompe el folículo y libera un óvulo maduro, que entonces empieza a avanzar por las trompas de Falopio, las cuales conectan los ovarios con el útero.

La liberación del óvulo resultante – desencadenada por el aumento repentino de LH – se denomina ovulación. Si te estás preguntando cuándo se produce la ovulación, debes saber que varía de una mujer a otra, pero en promedio, tiene lugar unos 14 días después del inicio de la menstruación. (Pero una vez más: el seguimiento de tu ciclo te indicará de manera más precisa cuándo ovulas, en vez de utilizar una fórmula para llegar a una estimación).

Cuando se libera un óvulo, éste debe fecundarse en el plazo de 12 a 24 horas, de lo contrario dejará de ser viable. Los espermatozoides más sanos pueden seguir siendo viables en el organismo de la mujer hasta cinco días si hay mucosidad cervical fértil. Como la ventana fértil es bastante breve, mejor que recurrir a una calculadora de concepción es utilizar una calculadora de ovulación, o tener un calendario de ovulación o calendario de fertilidad actualizado puede ayudarte a tener un seguimiento sobre el mejor momento para quedarte embarazada. (¿La respuesta rápida? ¡Mantén relaciones sexuales dos o tres días antes de ovular!)

Por último, el óvulo ya fecundado debe completar su recorrido hasta el útero e implantarse en la pared uterina. La implantación suele producirse entre 8 y 10 días después de la ovulación.

Si alguno de estos pasos falla, el óvulo morirá y se excretará con tu próxima menstruación; el proceso de ovulación comenzará de nuevo al mes siguiente.

¿Cuál es mi fecha probable de parto?

Cuando hayas confirmado que estás embarazada, por supuesto querrás saber cuándo puedes esperar la llegada del bebé. Conocer tu fecha de concepción, para lo que te ayudará más utilizar los métodos que te sugerimos arriba en lugar de una calculadora de concepción, te ayudará a realizar un seguimiento de tu embarazo. Y lo que es más importante, este estudio reveló que tener una previsión concreta de la fecha de parto tiene efectos positivos en los resultados de embarazo, ya que permite que los médicos tomen mejores decisiones, tales como si el parto ha de provocarse o no. (Además, puedes consultar nuestro artículo sobre cómo averiguar de cuántas semanas estás embarazada).

Habitualmente, tu fecha probable de parto (FPP) se establece añadiendo 280 días al primer día de tu último período menstrual (FUR). Sin embargo, esta práctica asume que tu ciclo menstrual dura 28 días y que la ovulación se produce 14 días después del inicio de la menstruación. No obstante, muchas mujeres no siguen los patrones de este ciclo. El método 28/14 no tiene en cuenta las irregularidades en la duración de tu ciclo, por lo que se desconoce la fecha exacta de tu FUR y la variabilidad del momento de ovulación.

 

¿Qué precisión tienen las calculadoras de concepción?

Las calculadoras de concepción y las calculadoras de la fecha probable de parto son ideales para proporcionar una fecha de parto aproximada. Pero conviene recordar que estas estimaciones aproximadas no tienen en cuenta la variabilidad de tu ciclo.

Al determinar la edad gestacional del feto, los médicos pueden utilizar varios métodos de diagnóstico diferentes. Quizás el método más extendido sea utilizar el día de tu FUR. Otros métodos incluyen datar el embarazo a partir del aumento repentino de LH, que tiene lugar justo antes de la ovulación; medir el nivel de hCG, que se libera en tu organismo únicamente cuando un óvulo se implanta correctamente en el útero; y medir el tamaño del feto en las ecografías del primer y segundo trimestre.

 

¿Las calculadoras de concepción en línea son diferentes de la “rueda” que utiliza mi médico?

Cuando visitas a tu médico para hablar sobre tu embarazo, éste puede utilizar una calculadora gestacional denominada rueda del embarazo o gestograma. Al igual que muchas calculadoras de concepción, el gestograma utiliza la fecha de tu FUR. Al mover una capa del gestograma a la fecha adecuada de tu FUR, se revelan otras fechas importantes (como tu fecha probable de parto).

La información proporcionada por el gestograma y los calendarios de concepción es la misma. Sin embargo, aunque un gestograma ayuda a determinar tu FPP, también ofrece información adicional sobre las diferentes etapas del embarazo, como el peso estimado del feto y los períodos óptimos para realizar los distintos tipos de controles prenatales.

Hace unos años, el Colegio Norteamericano de Ginecología y Obstetricia reinventó el gestograma para convertirlo en una aplicación, y actualmente recomienda el uso de esta aplicación en vez de la antigua rueda de plástico física.

 

¿Por qué el cálculo de mi fecha prevista de parto es diferente de la fecha que indica mi ecografía?

Un calendario de concepción utiliza tu FUR para calcular tu fecha de parto estimada. En cambio, una ecografía determina la edad gestacional estimada de un embrión o feto, realizando mediciones biométricas. Por norma general, esto implica medir la longitud céfalo-caudal (LCC) del embrión o feto. En el primer trimestre, los tamaños del embrión son bastante uniformes. Por lo tanto, al comparar el tamaño observado de tu embrión o feto con la norma establecida, se puede determinar su edad gestacional con mayor precisión.

Según las recomendaciones clínicas de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Canadá, la fecha prevista de parto obtenida con la ecografía es la mejor para uso clínico. (Pero no te indicará la fecha exacta de concepción, debido a factores como la variabilidad biológica en la reproducción, el tamaño fetal y el desarrollo).

 

¿Puede equivocarse una calculadora de concepción?

Por más que te gustaría saber tu fecha de concepción exacta (y por consiguiente, tu FPP), toda calculadora de concepción puede equivocarse debido a la cantidad de estimaciones que participan en el proceso. Tener un ciclo irregular, una fase folicular más larga o más breve que la media, o una fecha de implantación temprana o tardía, pueden afectar a tu fecha prevista de parto.

Un estudio publicado en la revista International Journal of Gynecology & Obstetrics reveló que sólo el 5% de las mujeres da a luz concretamente en su FPP, independientemente del método de datación, mientras que el 66% de los nacimientos se producen en el plazo de una semana a partir de tu FPP.

 

Related posts

Related posts

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information Accept

This site is using first and third party cookies to be able to adapt the advertising based on your preferences. If you want to know more or modify your settings, click here. By continuing to use the site, you agree to the use of cookies.