Lleva el control de tu ciclo con Ava

No importa en qué momento de tu vida te encuentres

Seguimiento del ciclo

Ava puede ayudarte tanto si deseas entender tus cambios de ánimo como si buscas determinar si tus dolores de cabeza tienen un origen hormonal o aprender cómo tu ciclo afecta tu sueño a lo largo del mes.

A diferencia de otras aplicaciones de control de periodos, Ava recopila datos mientras duermes a través de una pulsera con un sensor. Esta tecnología sin precedentes te permite comprender tu cuerpo de una manera que nunca antes había sido posible.

EMPIEZA A HACER EL SEGUIMIENTO DE TU CICLO

Fertilidad

Ava es el primer producto que emplea tecnología de sensores para detectar la ventana fértil en tiempo real.

¿Qué significa esto para ti? Simplemente usa la pulsera Ava durante la noche, sincronízala por la mañana y verás más días fértiles que con pruebas de ovulación o con el método de la temperatura basal. Además, Ava te permite conocer la calidad de tu sueño y tus niveles de estrés para asegurarte de que te encuentras en buena forma para procrear.

EMPIEZA A LLEVAR EL CONTROL DE TU FERTILIDAD

Embarazo

Ava seguirá contigo aún después de concebir.

Puedes seguir usando la pulsera para mantenerte al tanto de tu estrés fisiológico, patrones de sueño y salud cardiovascular, y así asegurarte de sentirte tan bien como sea posible durante tu embarazo.

EMPIEZA A LLEVAR EL CONTROL DE TU EMBARAZO

Qué puede medir Ava

TEMPERATURA DE LA PIEL

Temperatura de la piel de tu muñeca.

La temperatura de la piel es uno de los parámetros empleados por Ava para identificar tu ventana fértil. Aumenta medio grado tras la ovulación y se mantiene elevada hasta que empiece tu próximo periodo. Durante el embarazo, la temperatura corporal se mantiene elevada.

Si te has tomado alguna vez la temperatura basal por vía oral, habrás notado que las lecturas de temperatura de Ava son un par de grados menores que las de tu temperatura oral. Es normal que la temperatura de la piel sea inferior y más variable que la temperatura oral.

Las lecturas medias de la temperatura de la piel —con una temperatura ambiente de entre 18 y 25 grados— varía entre 32,5 y 36,7 grados centigrado.

FRECUENCIA DEL PULSO EN REPOSO

Cuántas veces por minuto late tu corazón en reposo.

La frecuencia del pulso en reposo es menor durante la fase folicular que durante la fase lútea. El socio de investigación clínico de Ava, el Hospital Universitario de Zurich, identificó más variaciones en la frecuencia del pulso en reposo durante el ciclo menstrual: la frecuencia del pulso en reposo incrementó en unos 2.1 latidos más por minuto al inicio de la ventana fértil.

Durante el embarazo, la frecuencia del pulso en reposo se mantiene elevada.

La frecuencia del pulso en reposo típica varía entre 40 y 80 LPM. Si realizas mucha actividad física, tu frecuencia de tu pulso en reposo puede ser incluso menor a 40 LPM. El estrés, las enfermedades y el alcohol pueden causar un incremento temporal de la frecuencia del pulso en reposo.

FRECUENCIA RESPIRATORIA

La frecuencia respiratoria es el número de respiraciones por minuto.

La literatura cientifica muestra que la frecuencia respiratoria es mayor en la fase lútea que en la fase folicular. La frecuencia respiratoria puede variar enormemente durante un mismo día en función de tus actividades pero normalmente durante el sueño es mucho más estable y varía entre 10 y 25 LPM.

ÍNDICE DE VARIABILIDAD DE LA FRECUENCIA CARDÍACA (VFC)

Cuanto menor sea tu índice de VFC, menor será tu nivel de estrés.

La VFC es la variación del intervalo de tiempo que hay entre un latido y el siguiente. Puede emplearse como indicador de estrés fisiológico: una gran variación en el intervalo que hay entre latidos —es decir, una VFC alta— indica que eres más resistente al estrés y que estás menos estresada. Ava mide el índice entre las ondas de baja y alta frecuencia de tu frecuencia cardíaca. Dado que Ava usa este índice para medir la VFC, obtener una cifra inferior indica que estás menos estresada.

El índice de VFC normal varía mucho de una persona a otra, pero identificar incrementos o reducciones en tu índice de VFC de referencia te permite conocer el nivel de estrés fisiológico de tu cuerpo.

PERFUSIÓN

La perfusión es el proceso de distribución de sangre a los tejidos de tu cuerpo.

Al fluir por los tubos capilares, tu sangre distribuye nutrientes a los tejidos y contribuye a eliminar residuos. Después, la sangre vuelve al corazón y comienza el proceso de nuevo.

Si has tenido alguna vez una cinta elástica atada al dedo y has sentido cómo se interrumpe el flujo sanguíneo, ya estás familiarizada con el proceso de la perfusión. Si bien puedes limitar la perfusión con una cinta elástica, este proceso también puede cambiar de forma natural por diferentes motivos. Por ejemplo, tu perfusión cambia para calentarte o enfriarte. La perfusión también cambia durante el ciclo menstrual: aumenta durante los días fértiles y disminuye durante la fase lútea.

MOVIMIENTO

Ava monitoriza tus movimientos gracias a un acelerómetro.

Este parámetro le permite diferenciar entre sueño ligero y sueño profundo más fase REM.

BIOIMPEDANCIA

La bioimpedancia mide la resistencia del tejido corporal a voltajes eléctricos muy bajos.

Este parámetro ofrece datos sobre la piel, como su hidratación y patrones de sudoración. Como podrás haber notado a lo largo de tu vida, las hormonas reproductivas influyen en tu piel. Tu piel puede cambiar durante las distintas fases del ciclo menstrual, la pubertad y el embarazo.  La bioimpedancia no se registra actualmente de manera activa pero se volverá a incorporar más adelante este año.

SUEÑO

Cantidad total de horas de sueño y proporción entre sueño ligero y sueño profundo más fase REM.

La cantidad y calidad de tu sueño son parámetros importantes para realizar un seguimiento de tu fertilidad. Tu ciclo menstrual puede influir en tu sueño, que a su vez puede influir en tu ciclo menstrual.
El embarazo también influye en tu sueño.

Ava monitoriza la cantidad de horas que duermes cada noche. Ava también monitoriza el porcentaje de la combinación de sueño profundo con fase REM. El sueño produndo es importante para sentirte descansado al día siguiente, mientras que el REM es importante para el aprendizaje y la memoria.

Los ciclos de sueño típicos en adultos son de 50 por ciento a 65 por ciento de sueño ligero, y de 35 por ciento 50 por ciento de sueño profundo más fase REM.

CALIDAD DE LOS DATOS

Ava se tiene que llevar por menos 4 horas consecutivas por noche incluyendo 3 horas de sueño para Ava funcione correctamente.

Ava mide los cambios fisiológicos que ocurren en tu cuerpo cuando está completamente en reposo. Estos parámetros tardan al menos cuatro horas en estabilizarse y es necesario para que Ava pueda hacer una lectura precisa. Si Ava registra menos de cuatro horas, no usará los datos de esa noche para calcular tu fertilidad.

Si llevas Ava más de cuatro horas pero sigues viendo que pone “baja calidad de datos“, puede ser que la batería se haya acabado por la noche o que los sensores perdieron el contacto con tu piel. Asegúrate de que Ava está completamente cargada cuando te la pongas. Lo sabrás porque aparecerá una luz verde en la parte superior de la pulsera.

Pide tu Ava hoy

Toma el control de tu ciclo con Ava. Ninguna otra herramienta de monitoreo de ciclos detecta cinco días fértiles por ciclo ni te ofrece información sobre tu sueño, estrés y frecuencia cardíaca en reposo.

PIDE TU AVA
By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information Accept

This site is using first and third party cookies to be able to adapt the advertising based on your preferences. If you want to know more or modify your settings, click here. By continuing to use the site, you agree to the use of cookies.