AvaWorld

Embarazo

Semana 1 del embarazo

pregnancy symptoms week 1

Aunque parezca imposible, en la semana 1 del embarazo ¡todavía no estás embarazada! La mayoría de los médicos cuentan el primer día de tu último período menstrual como el inicio del embarazo, aunque definitivamente no haya nada creciendo en tu vientre (excepto quizás calambres por la menstruación). Como resulta tan complicado establecer la fecha exacta de ovulación o concepción, pero normalmente les resulta bastante sencillo a las mujeres recordar el primer día de su última menstruación, los médicos utilizan este parámetro para calcular la fecha prevista de parto. En realidad, no concebirás a tu bebé hasta la semana dos o tres (dependiendo de tu ciclo, que es único).

¿Qué tamaño tiene mi bebé?

Longitud del bebé: 0 cm.

Peso del bebé: 0 g.

Tu bebé es todavía un óvulo instalado de forma segura en un folículo de tu ovario, mientras que la otra mitad del ADN necesario se encuentra en un espermatozoide que puede que ni siquiera exista todavía.

¿Cómo se desarrolla mi bebé?

Durante la semana uno ¡el bebé aún no existe! Aunque técnicamente no estás embarazada, la mayoría de las mujeres conocen mejor la fecha de su última menstruación que su fecha de ovulación, por lo que contar a partir del último período menstrual ofrece una forma más segura de calcular la fecha prevista de parto. Aún así, contempla la posibilidad de prepararte para la concepción reduciendo el estrés, durmiendo lo suficiente, tomando vitaminas prenatales y generando hábitos saludables (y eliminando los menos saludables).

¿Qué ocurre en mi cuerpo?

Esta semana, tienes la menstruación. Puede que todavía no lo sepas, pero será la última que tengas por un tiempo. En este momento, estás desprendiendo el endometrio que se desarrolló el mes anterior. Aunque esto puede resultar desagradable para algunas mujeres (pásate al chocolate y la bolsa de agua caliente), están sucediendo muchas cosas emocionantes en tu cuerpo. Esta semana, la hormona foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH) empiezan a estimular el desarrollo de varias bolsas llenas de líquido en tus ovarios denominadas folículos. Cada folículo contiene un óvulo. Uno de esos folículos pasará finalmente a ser el dominante y liberará un óvulo maduro. Dentro de unas 40 semanas a partir de ahora, ¡ese óvulo será tu bebé!

Los síntomas que estás experimentando se parecen mucho a los que probablemente ya conozcas, como:

  • Sangrado vaginal. Se trata de tu cuerpo desprendiéndose del endometrio del último mes, incluido el óvulo sin fecundar.
  • Hinchazón. Los niveles fluctuantes de progesterona y estrógeno en tu cuerpo pueden provocar la hinchazón del vientre tanto antes como después de la menstruación. Los pantalones elásticos son tus aliados.
  • Algunas personas quieren sal. Otras quieren dulce. Algunas quieren ambas (no opinamos al respecto). Las hormonas también son las culpables en este caso.
  • Cambios de humor. Si en un momento estás riendo y al siguiente llorando, además de estar irritable con tu pareja, ¡sorpresa!, vuelve a echarle la culpa a las hormonas. “No soy yo, son las hormonas”, hace maravillas, sobre todo, si alimentas un poco a la bestia que llevas dentro con algo que sea de tu antojo.
  • Dolores de cabeza. ¿Adivina a quién hay que culpar de las migrañas menstruales que puedas tener? Si respondiste hormonas, has dado en el clavo.
  • Aunque puede que tus hormonas no sean concretamente las responsables de que te sientas cansada, sí influyen en cosas que pueden generar agotamiento. Si te estás tranquilizando con demasiado azúcar, el subidón resultante puede sumarse al cansancio. Al igual que puede sumarse la falta de sueño que en ocasiones, está causada por el dolor, incomodidad o el despertar por la noche.
  • Calambres y/o dolor lumbar. Para liberar el endometrio, tu útero se contrae. A muchas mujeres ésto les provoca dolor en lumbares y abdomen. Pon los pies en alto, hazte con una bolsa de agua caliente y tu analgésico preferido, y espera a que pase lo peor.

Recuerda, aunque se te haya acabado la menstruación, probablemente no experimentes ningún signo de embarazo hasta que tengas un retraso en el siguiente período menstrual. Aún así, algunos de los síntomas más tempranos que se pueden manifestar en las próximas semanas incluyen sensibilidad mamaria, fatiga, la necesidad frecuente de orinar y náuseas.

Empieza a tomar vitaminas prenatales

Si todavía no estás tomando ninguna, empieza a tomar una vitamina prenatal que contenga al menos 400 microgramos de ácido fólico. Se ha demostrado que tomar folato antes de la concepción reduce drásticamente el riesgo de defectos del tubo neural. Recuerda, la mayoría de las mujeres no tienen ni idea de que están embarazadas en las primeras semanas, pero aún así, el bebé está creciendo rápidamente. Los defectos del tubo neural ocurren con más frecuencia durante esas primeras semanas.

Elimina los hábitos poco saludables

Si estás intentando quedarte embarazada, ahora es un buen momento para dejar hábitos poco saludables como beber, fumar y tomar drogas ilegales o recreativas. Dado que tu cuerpo está a punto de crear un ser humano totalmente nuevo, es importante que te cuides. Si investigas un poco, descubrirás que las pautas sobre lo que es seguro consumir durante el embarazo suelen variar según la fuente y por supuesto, según el país. Por ejemplo, todas las organizaciones de ayuda a embarazadas de los Estados Unidos afirman que ninguna cantidad de alcohol es segura durante el embarazo, pero organizaciones similares en otros países afirman que no pasa nada si te tomas una copa de vez en cuando. Entonces, ¿a quién creemos?

Y en el caso de la cafeína, algunos médicos te dirán que deberías abstenerte por completo durante el embarazo. Pero otros recomiendan una cantidad que no supere los 200 miligramos al día. E incluso hay otros que afirman que no pasa nada si se consumen 300 miligramos al día. ¿Los consejos de quién deberías seguir?

La razón de esta disparidad es que existe una gran variación en la calidad de los estudios médicos sobre este tema. Si lo piensas, los motivos son evidentes. ¿Quién podría realizar un estudio ético que examine cómo afectan a un feto cinco copas de vino al día?

Entonces, ¿qué cantidad de cafeína es realmente aceptable?

Según Emily Oster, profesora de Economía en la Universidad Brown y autora del libro “Expecting Better: Why the Conventional Pregnancy Wisdom is Wrong and What You Really Need to Know”, las mujeres embarazadas deberían sentirse cómodas tomando cafeína y alcohol con moderación. Emily analizó ella misma todas las investigaciones públicas y llegó a la conclusión de que la mayoría de las recomendaciones oficiales son demasiado cautelosas. Sostiene que hasta una bebida al día en el segundo y tercer trimestre es seguro (y un par de bebidas en el primer trimestre). De hecho, en su mayor parte, los estudios revelan que no existen efectos negativos para los bebés con niveles incluso mayores que estos.

Y qué ocurre con el alcohol, ¿qué cantidad es segura?

Cuando se trata del alcohol, no cabe duda de que el consumo elevado de alcohol es perjudicial para tu bebé (¡y para ti!) Muchos estudios, como éste de 2009 que se publicó en la revista médica Pediatrics, han revelado que las mujeres que se emborracharon durante el segundo o tercer trimestre de embarazo tienen más probabilidades de tener bebés con problemas cognitivos, tales como retrasos en el lenguaje. Esto supone beber más de 5 copas seguidas. Cuando las borracheras tienen lugar en el primer trimestre, pueden incluso causar malformaciones físicas. Pero el impacto de las borracheras no es el mismo que el del consumo ocasional y responsable de alcohol y es en este punto donde la cuestión se complica un poco más.

Cuando Emily analizó los datos, descubrió que no había ninguna indicación de que un consumo bajo de alcohol (una copa de vino al día) tuviera un efecto negativo sobre el bebé. Sin embargo, es importante destacar que una copa significa una copa. El NIH (National Institutes of Health de Estados Unidos) mide una copa como:

  • 355 ml de cerveza normal, que suele contener alrededor de un 5 % de alcohol
  • 150 ml de vino, que suele contener alrededor un 12 % de alcohol
  • 45 ml de bebidas alcohólicas destiladas, que contienen alrededor de un 40 % de alcohol

Otros aspectos que conviene tener en cuenta:

  • Afortunadamente, has estado llevando un seguimiento de tu ciclo para conocer tus días más fértiles. ¡Una pulsera como Ava puede realmente ayudarte en este sentido! Si estás familiarizada con tu ciclo de ovulación, debes saber que el mejor momento para mantener relaciones sexuales es dos días antes de liberar un óvulo. Si no estás del todo segura, es mejor mantener relaciones sexuales cada dos días en vez de cada día.
  • Si todavía no lo has hecho, ahora es un buen momento para sentarte con tu pareja y determinar vuestros antecedentes médicos familiares, incluyendo cualquier trastorno genético o cromosómico que conozcáis. Como se suele decir, hombre prevenido vale por dos.
  • Si estás pensando en concebir, siempre es mejor que hables primero con tu médico, porque podrá cerciorarse de que cualquier medicamento que estés tomando sea seguro.

Preguntas frecuentes de esta semana

¿De cuántas semanas estoy embarazada?

¿Cuál es el mejor momento para quedarme embarazada?

Ácido fólico: ¿cuándo debería empezar a tomarlo?

Calculadora de implantación: ¿cuándo tuvo lugar?

Asesoramiento genético: ¿puede ayudar cuando estás intentando concebir?

Otros artículos de lectura imprescindibles

Si estás pensando en quedarte embarazada, probablemente ya hayas oído hablar de las vitaminas prenatales. Después de todo, todavía estás en la fase prenatal anterior al embarazo. Pero antes de empezar a tomar vitaminas prenatales, es importante que entiendas cuál es su función y por qué podrías necesitar complementar las vitaminas que te aporta la comida que ingieres. Si tienes dudas o quieres saber cómo podrían interferir las vitaminas con otros medicamentos que estés tomando (algo que resulta totalmente posible), pide cita para hablar con tu médico.

Para algunas mujeres, el peso puede desempeñar un papel importante en la probabilidad de quedarse embarazadas. Aunque es posible que el índice de masa corporal (IMC) no lo explique todo, las mujeres con un IMC entre menos de 19 y más de 24 pueden tener más dificultades para quedarse embarazadas. En ambos casos, el peso puede influir en la ovulación y si no ovulas, el espermatozoide no puede fecundar ningún óvulo. Un estudio reciente ha concluido que la obesidad previa al embarazo está asociada a un mayor riesgo de aumento de peso gestacional excesivo, lo que provoca complicaciones en la madre y una mayor incidencia de cesáreas.


Lindsay Meisel

Lindsay Meisel is the Head of Content at Ava. She has over a decade of experience writing about science, technology, and health, with a focus on women's health and the menstrual cycle. Her work has been featured on The Fertility Hour, The Birth Hour, The Breakthrough Journal, and The Rumpus.

Related posts

Related posts

Al continuar navegando en esta web, aceptas el uso de cookies. Más información Aceptar

This site is using first and third party cookies to be able to adapt the advertising based on your preferences. If you want to know more or modify your settings, click here. By continuing to use the site, you agree to the use of cookies.