AvaWorld

Fundamentos de fertilidad

Por qué tu rastreador de ovulación podría estar equivocándose

 

Una vez que hayas decidido que deseas concebir, es probable que quieras que ocurra rápidamente. Para ello, podrías estar utilizando un rastreador de ovulación para identificar tu ventana de fertilidad. Existen diversas herramientas (aplicaciones, calendarios, calculadoras, pulseras y kits) que prometen determinar la ovulación y, por consiguiente, tu ventana de fertilidad. Sin embargo, lo cierto es que el momento de ovulación es impredecible, aunque tengas un ciclo regular.

Los estudios indican que la mayoría de las mujeres no ovula el decimocuarto día de su ciclo, como se les suele decir. (De hecho, un estudio reveló que el 70 % de las mujeres tiene ventanas de fertilidad que no coinciden plenamente con los días 10 a 17 del ciclo). Así pues, si tu rastreador de ovulación sigue la fórmula de que «la ovulación se produce el día 14 del ciclo», entonces, es probable que no sea preciso. En este artículo, analizaremos:

 

  • Cuándo se produce la ovulación
  • Cómo identificar tu ventana de fertilidad
  • El mejor momento para quedarte embarazada, avalado por investigaciones

 

Por qué es importante conocer tu ventana de fertilidad cuando estás intentando concebir

 

Cada ciclo menstrual, tienes una ventana de fertilidad de seis días: los cinco días anteriores a la ovulación y el propio día de ovulación. Un estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicine  reveló que casi todos los embarazos se produjeron en un periodo de seis días que finalizaba el día de la ovulación.

Cuando estás intentando quedarte embarazada, es importante saber cuándo ovulas, por supuesto. Pero, para tener las mejores posibilidades de concebir, en realidad te interesa acotar esos días previos a la ovulación. Se trata de tus días más fértiles y los días que es más recomendable mantener relaciones sexuales.

 

¿Cuándo ovulas?

 

En pocas palabras, es variable. (Razón por la cual la mayoría de los rastreadores de ovulación no funciona). La ovulación es un proceso hormonal complejo desencadenado por cuatro hormonas diferentes: la hormona foliculoestimulante (FSH), la hormona luteinizante (LH), el estradiol y la progesterona. La cuestión decisiva que conviene resolver es cuándo se produce la ovulación en tu caso, ya que no tiene lugar conforme a un calendario y puede incluso cambiar de un ciclo a otro.

En primer lugar, repasemos el proceso de ovulación en sí mismo. La hormona foliculoestimulante (FSH) desencadenará la proliferación de numerosos folículos dentro del ovario. En un momento relativamente temprano de tu ciclo, uno de estos folículos pasará a ser dominante y el resto morirá. Ese folículo dominante produce niveles cada vez mayores de estrógeno, lo que provoca que la mucosa cervical cambie la consistencia y el equilibrio del pH y que el endometrio se engrose y crezca. Posteriormente, el estrógeno continúa aumentando y, cuando es lo bastante alto, desencadena la liberación de LH, que envía la señal para que se produzca la ovulación.

Entonces se rompe el folículo y se libera un óvulo maduro: ¡en eso consiste la ovulación!

Lo que probablemente hayas escuchado es que la ovulación se produce 14 días después del inicio de la menstruación. Se trata de un mito en el que incluso algunos profesionales sanitarios siguen creyendo. Pero, según investigaciones recientes, solo el 10 % de las mujeres ovula efectivamente el día 14 de su ciclo, una cifra que, sin duda, no se parece en nada a la mayoría. La conclusión más importante es que la ovulación sigue una serie de eventos hormonales que tienen lugar mensualmente, pero el ritmo al que se desarrollan puede variar.

 

Por qué podrías estar perdiéndote tus días más fértiles

 

Existe una amplia variedad de productos que prometen ayudarte a identificar tu ventana de fertilidad. Pero es importante señalar que no todas esas herramientas se han creado de la misma forma. En realidad, este estudio concluyó que la gran mayoría de las aplicaciones de fertilidad no se basa en MBCF (métodos basados en el conocimiento de la fertilidad) documentados.

Algunos rastreadores de fertilidad utilizan la duración media de tu ciclo y un periodo estimado para la ovulación con el fin de determinar cuándo podría ser tu ventana de fertilidad. Pero tu pico de fertilidad solo dura unos tres días. Por tanto, utilizar promedios y estimaciones, aunque solo sea con una diferencia de pocos días, puede provocar que te pierdas por completo tus días más fértiles.

¿Cuáles son esos días, exactamente? Según tres estudios diferentes (cada uno con conclusiones ligeramente diferentes detalladas en nuestro calendario de fertilidad), estos son tus días más fértiles, clasificados por orden:

 

2 o 3 días antes de la ovulación De un 20 a un 30 % de probabilidades de concepción
4 días antes de la ovulación
De un 10 a un 12 % de probabilidades de concepción
día de la ovulación
De un 10 a un 12 % de probabilidades de concepción
5 o 6 días antes de la ovulación
De un 0 a un 5 % de probabilidades de concepción

 

Lo más importante que se debe tener en cuenta aquí es que puedes concebir en cualquier momento durante los 5 días anteriores a la ovulación y el propio día de ovulación. En tu ventana de fertilidad de 6 días, los 2 o 3 días anteriores a la ovulación son los más fértiles.

 

¿Te puedes quedar embarazada en días fértiles o solo el día de ovulación?

 

En ambos casos. Como se indica en la tabla anterior, existen distintas probabilidades de concepción en cada día, aunque esta pueda ocurrir en cualquier momento durante la ventana de fertilidad. La buena noticia es que los espermatozoides pueden vivir en el aparato reproductor femenino hasta cinco días. Según este estudio, millones de espermatozoides se depositan en la vagina durante el sexo, pero solo unos miles llegan a las trompas de Falopio.

Estos espermatozoides restantes esperarán a que se produzca la ovulación y, entonces, lucharán por llegar hasta el óvulo recién liberado. Cómo saben los espermatozoides que se está produciendo la ovulación y que ha llegado el momento de ponerse en marcha sigue siendo un misterio.

Un estudio reveló que los espermatozoides pueden sentirse atraídos por el óvulo mediante un proceso similar al «olfato», pero se necesitan más investigaciones para determinar exactamente cómo funciona este fascinante proceso. El caso es que, por alguna razón, cuando el óvulo se libera, los espermatozoides saben que tienen una importante tarea que desempeñar.

 

¿Cuáles son las mejores opciones para realizar el seguimiento de la ovulación?

 

La buena noticia es que existen varios métodos fiables para acotar tu ventana de fertilidad. Estas son algunas opciones para realizar el seguimiento de los días fértiles:

  • Mucosa cervical: Unos días antes de la ovulación, tu mucosa cervical empezará a adquirir una textura resbaladiza, similar a la clara de huevo. Se trata de un síntoma de ovulación y una señal de que estás fertil. Cuando observes flujo con ese aspecto, tómalo como una señal de que estás en tu ventana de fertilidad.

 

  • Pruebas de ovulación: Una prueba de ovulación (también denominada KPO por «kit de predicción de ovulación») detecta la concentración y la presencia de la hormona luteinizante (LH) en la orina. Entre 12 y 36 horas antes de la ovulación, los niveles de LH se disparan. Este aumento repentino puede durar de un par de horas a un par de días, aunque su duración no es importante para determinar cuándo se produce la ovulación, puesto que la mayoría de las mujeres suele ovular unas 24 horas después de que se inicie el aumento repentino. Lamentablemente, las pruebas de LH no pueden indicarte si ese aumento acaba de empezar o está llegando a su fin. ¿Cuál es el problema cuando estás intentando concebir? Cuando hayas dado positivo en una prueba de LH, puede que no quede mucho tiempo (o nada) para la ovulación, y quizás ya te hayas perdido algunos de tus días más fértiles, en función del momento en que se produjo tu aumento repentino de LH.

 

  • Temperatura corporal basal: Llevar un seguimiento de tu temperatura corporal basal (o TCB) es otra opción. Con este método, te tomas la temperatura a la misma hora cada mañana, antes de levantarte de la cama o moverte en general. También tienes que usar un termómetro específicamente diseñado para medir la temperatura corporal basal. El problema del método de la TCB es que tu temperatura corporal basal aumenta después de la ovulación y, para cuando detectes ese aumento de la temperatura, tu ventana de fertilidad para ese ciclo ya se habrá cerrado.

 

  • Ava: Este dispositivo ponible ha demostrado clínicamente detectar el comienzo de la ventana de fertilidad, en tiempo real, cuando ocurre. La pulsera se lleva puesta cada noche mientras se duerme. El algoritmo patentado de Ava usa el aprendizaje automático y la inteligencia artificial, combinando el conocimiento de tu ciclo con los datos fisiológicos recopilados (parámetros como la frecuencia cardíaca en reposo, la frecuencia respiratoria y la temperatura de la piel, entre otros), para predecir tu ventana de fertilidad con precisión.

 

Related posts

Related posts

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information Accept

This site is using first and third party cookies to be able to adapt the advertising based on your preferences. If you want to know more or modify your settings, click here. By continuing to use the site, you agree to the use of cookies.