Las cinco reglas del embarazo que más importan

Entrada del Dr. Joel M. Evans de Lamaze.org.

Seguramente tendrás la cabeza llena de normas sobre qué hacer y qué no hacer cuando estás embarazada. Tanto si has sacado estas normas de libros y revistas como si son recomendaciones de tu médico y familia y amigos, el qué hacer y qué no hacer durante el embarazo te hace vivir estos nueve meses de tu vida de una forma muy específica, supuestamente por tu bien y el de tu hijo. Pero la verdad es que estas restricciones y recomendaciones pueden ser tendenciosas, no estar fundadas en estudios científicos y pueden no ser buenas para ti.

La siguiente información sobre los factores más comunes sobre qué hacer y qué no hacer en el embarazo (alcohol, cafeína, tabaco y vitaminas prenatales) se basa en estudios sólidos y la creencia de que tratarás bien a tu cuerpo porque sabes qué es lo mejor para el niño que crece en tu interior.

1. Cuidadito con el alcohol

Mis pacientes embarazadas siempre me preguntan si pueden beber alcohol. Es muy difícil decir que sí porque según estudios no hay beneficios para la salud pero sí algunos riesgos. No es seguro tomar alcohol durante el embarazo, y hasta lo más mínimo atraviesa la placenta. Los datos han demostrado que el feto puede verse gravemente afectado si la madre bebe en abundancia (cuatro copas al día), y que puede haber efectos notables incluso con una copa a la semana.

Por otro lado, no se ha demostrado que el consumo moderado de alcohol durante el embarazo tenga un efecto negativo en los bebés. El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism observó recientemente que es poco común ver problemas en bebés cuyas madres bebieron menos de 30 ml de alcohol por semana estando embarazadas. Basándonos en esta información, puedes tomarte una copa ocasionalmente después del primer trimestre una vez haya tenido lugar la mayor parte del desarrollo fetal crucial. Pero cuidado con no beber demasiado, y come siempre cuando te tomes esa copita de vino. El alcohol se absorbe más lentamente con comida, reduciendo así la probabilidad de que esos niveles elevados lleguen al feto.

2. Ingesta de cafeína moderada

Si eres una purista, con la cafeína pasa lo mismo que con el café. Es una droga sin beneficios para la salud y no merece la pena correr ese posible riesgo que puede tener en tu hijo. No obstante, como la mayoría de los mortales disfrutamos de una taza diaria de café o té (o somos adictos y tenemos mono sin él), y dado que los posibles problemas de la cafeína en el embarazo son menores que los del alcohol, seguramente no pase nada por ser más transigente con la cafeína que con el alcohol.

La cafeína es un estimulante. Aumenta la presión sanguínea y la frecuencia cardiaca; así sientes que tienes más energía. Pero también deshidrata y es importante no deshidratarse en el embarazo. No están claros los efectos que tiene la cafeína en el feto pero sí que se ha vinculado una alta ingesta de cafeína (cuatro o cinco tazas al día) con un aumento de la probabilidad del aborto espontáneo, parto prematuro y peso bajo al nacer. Sin embargo, no hay pruebas de que una ingesta moderada (una o dos tazas al día) tengan un impacto en el feto.

O sea, seguramente no pase nada por tomar la típica taza de 25 cl de café al día. SI ves que eres particularmente sensible a la cafeína y notas que te late fuerte el corazón tras tomar dos tazas, no deberías beber más de una.

Dos recordatorios: Bebe mucha agua durante todo el día y ten en cuenta que el tamaño de la taza que sirven en cafeterías suele ser mayor al tamaño estándar.

3. No fumes

Seguro que hace años que oyes esta advertencia pero probablemente también te hayan dicho que cuando tu madre estuvo embarazada de ti podía fumar. ¿Puede haber dato más conflictivo? Después de todo, si tu madre se fumó un par de cigarros durante los nueve meses que te gestó y tú estás sana, ¿qué problema hay?

Y bien, como muchas otras cosas, esto es demasiado bueno para ser verdad. La cosa es que fumar es malo para la salud en general. Aumenta radicalmente el riesgo de padecer cáncer de pulmón, cérvix, garganta y boca, de padecer cardiopatías, enfermedades pulmonares, derrames cerebrales y osteoporosis. Y también hay muchísimas razones importantes por las que es perjudicial para el desarrollo del feto. Desciende la cantidad de oxígeno que le llega a la sangre, impide el crecimiento y aumenta las posibilidades de que haya parto prematuro o de que padezca asma, hiperactividad y otros problemas cognitivos/de comportamiento, así como el síndrome de la muerte súbita del lactante (o SIDS, por sus siglas en inglés). Es un tema serio. Lo mejor que puedes hacer para ti y para tu bebé es dejar de fumar ya. Si no puedes hacerlo sola, habla con tu médico para que te ayude a encontrar algún programa para dejar de fumar que te funcione.

Fumar después del embarazo también puede perjudicar al bebé. La mayoría de la gente conoce los peligros de ser fumador pasivo, es decir, de inhalar el humo de un fumador. Otro tipo de humo peligroso es el terciario, que es el humo que se queda en la ropa, el cuerpo y el pelo del fumador una vez ha apagado el cigarro. Tanto ser fumador pasivo como el humo terciario puede ser dañino para los bebés. Deberías compartir esta información con los fumadores que te rodeen a ti y a tu bebé y recordarles que se cambien de ropa y laven bien las manos antes de tocar al bebé.

4. Tomas vitaminas prenatales

Hay un consenso general sobre que es importante aumentar el consumo de ciertas vitaminas y minerales en el embarazo para que tu hijo se desarrolle óptimamente así como por tu propia salud. Si puedes hacerlo sin modificar tu dieta normal, probablemente no necesites vitaminas prenatales. Sin embargo, hay estudios que han demostrado que la mayoría de los estadounidenses ni siquiera satisfacen sus propias necesidades nutritivas básicas a diario, así que suponemos que muchas embarazadas necesitan ayuda extra.

Otro buen motivo para tomar vitaminas prenatales: según estudios recientes, ciertos nutrientes ―en cantidades que son difíciles de conseguir únicamente mediante la dieta― pueden facilitar el desarrollo fetal e incluso ayudar a prevenir algunas complicaciones comunes en el embarazo. Por ejemplo, la colina y los omega 3 fomentan el desarrollo cerebral del feto. El ácido fólico evita los defectos del tubo neural, y la vitamina C evita la ruptura prematura de las membranas. Con estos beneficios importantes, yo creo que puedes permitírtelo, ya que las vitaminas prenatales no tienen riesgos pero sí una buena recompensa potencial. Si te cuesta tragar pastillas, las vitaminas también vienen en forma de masticables y golosinas. Lee las etiquetas para asegurarte de que la vitamina que eliges contiene la cantidad correcta de nutrientes para una embarazada. No necesariamente tiene que poner “prenatal” en la etiqueta para contener todos los nutrientes recomendables. ¡Hasta las vitaminas masticables para niños pueden ser una buena opción si tienen todo lo que necesitas!  Si decides no tomarlas, deberías comer todo lo sano que puedas durante el embarazo.

5. No te preocupes

Las directrices que te dan sobre qué hacer y qué no hacer en el embarazo dan la sensación de que si no sigues las instrucciones al pie de la letra, pasará algo. Si crees eso, te pasarás los días intentando controlar cosas que no puedes controlar, y generándote un estrés innecesario.

Confía en tu capacidad de gestar un bebé sano. Si confías en eso, vivirás tu embarazo con alegría. Estarás motivada para cuidar tu cuerpo comiendo bien y haciendo ejercicio moderado, relajándote con una copa ocasionalmente, disfrutando de tu café matutino e incluso mimándote con un poco de chocolate, que según los datos ayuda a tener bebés más tranquilos. Date la oportunidad de vivir libremente, ríete mucho y quiérete más. Así es como tienes que vivir el embarazo, y la vida.

 

Ava for healthcare professionals

Please confirm that you are a healthcare professional or researcher

I am a healthcare professional

I am interested in Ava for personal use

DESCUBRE AVA | ORDENA TU AVA

Jade & Tanner Got Pregnant with Ava!

Thank you everyone for all the support and for sharing your stories since we announced our pregnancy on Wednesday! We are so excited! For those of you who have been following us for a while, you may have seen our past post back in November about using the @avawomen bracelet to help us get pregnant faster. We got pregnant really soon after we started using Ava! I wore the bracelet every night while sleeping and Ava told us which five days were the best days to try for a baby each month. It took so much stress out of the process and was so easy to use. Since so many of you have kindly opened your hearts to me and have shared your stories about trying to get pregnant, I wanted to share what worked for us. Also, I've partnered with Ava to get you all a $20 off coupon code: JANNERBABY I'll be using Ava for all our future pregnancies and cycle tracking between babies. Thank you, Ava.

Mamiblock Got Pregnant with Ava!

@Mamiblock​ benutzt nun auch Ava! Hier ein kleiner Ausschnitt aus Julias Beitrag auf Youtube in dem sie erklärt, wie Ava funktioniert! Wir sind gespannt, wie es weiter geht mit Ava und Julia! Einen erholsamen Samstag Euch allen!

Al continuar navegando el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. más información

Este web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si quiere modificar sus preferecias haga clic aquí Al continuar navegando el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies.

Cerca