AvaWorld

Embarazo

Embarazo molar: qué debes saber sobre esta complicación

Un embarazo molar puede ser una complicación muy preocupante durante el embarazo. Ocurre en muy raras ocasiones (aproximadamente en 1 de cada 1000 embarazos), pero cuando ocurre, la recuperación puede llevar meses, e incluso se puede volver cancerígeno.

Esta dolencia requiere meses de supervisión médica y puede resultar aterradora, pero es importante entender de qué se trata y qué esperar durante los siguientes meses. Este artículo explicará los siguientes temas:

  • ¿Qué es un embarazo molar y qué riesgos existen de desarrollar uno?
  • ¿Es lo mismo que un aborto natural?
  • ¿Qué diferencia hay entre sus formas parcial y completa?
  • ¿Cómo se trata esta dolencia?
  • ¿Cómo se puede volver cancerígeno?

¿Qué es un embarazo molar?

Un embarazo molar es un tipo de enfermedad trofoblástica gestacional, que se produce cuando hay un defecto en las células trofoblásticas que forman la placenta. En este caso, las células trofoblásticas crecen demasiado rápido (mucho más rápido de lo que crece el embrión) o alrededor de un embrión no viable.

En cualquier caso, este crecimiento anormal de la placenta sigue segregando hCG, lo que da lugar a un test de embarazo positivo. Un sangrado a principio del embarazo, junto con unos niveles de hCG altos, son signos potenciales de un embarazo molar. Otro signo es la hipertensión arterial al principio del embarazo (antes de las 20 semanas). Tu médico podrá confirmar si se trata de un embarazo molar mediante una prueba de ultrasonido, que revelará si no hay feto, sino un grupo de células a modo de racimo de uvas.

La edad es un factor de riesgo para el embarazo molar, en especial en mujeres menores de 25 y mayores de 35 años. El historial previo de embarazos molares también aumenta el riesgo de sufrir otro.

¿Es lo mismo que un aborto natural?

Un embarazo molar no es exactamente lo mismo que un aborto natural. Un aborto suele producirse debido a un problema de supervivencia del embrión (como una anormalidad cromosómica), mientras que un embarazo molar ocurre debido a un problema con la formación de la placenta. Lamentablemente, ambas situaciones terminan en la pérdida del embarazo.

Otra diferencia clave se produce cuando intentas volver a concebir.  Quedarse embarazada después de un aborto puede suceder tan pronto como estés lista. Sin embargo, tras un embarazo molar, las complicaciones pueden generar un crecimiento celular constante, por lo que puede que tu médico te indique que esperes de 6 a 12 meses antes de volver a intentar concebir.

¿Qué diferencia hay entre un embarazo molar parcial y uno completo?

Un embarazo molar completo significa que el esperma intentó fecundar un óvulo vacío (es decir, un óvulo sin ADN). Pero incluso aunque no se produjese la concepción, las células de la placenta siguieron creciendo y formando una masa de tejido totalmente creada por células de la placenta (conocida como la mola).

Un embarazo molar parcial significa que sí que se produjo la fecundación, pero resultó en un embrión no viable (como cuando dos espermatozoides fecundan un óvulo). Pero, a pesar de que el embrión no pudo sobrevivir, las células de la placenta siguieron creciendo, y de forma tan rápida que acabaron por engullir al embrión. Por tanto, la masa de tejido en crecimiento está formada en parte por células de la placenta y en parte por células fetales.

¿Qué tratamiento existe para un embarazo molar?

Los embarazos molares a veces pueden resolverse de manera natural con la expulsión del tejido placentario. Aunque en ocasiones, dependiendo del tiempo que el tejido lleve creciendo, es necesario un procedimiento de dilatación y legrado (conocido como D&C) para extraer por completo el tejido.

Para garantizar que no quede ningún resto de tejido en crecimiento, tu médico continuará supervisando los niveles de hCG durante varias semanas o incluso más tiempo. Si los niveles de hCG no vuelven a la normalidad, esto puede indicar que todavía queda tejido molar en crecimiento.

¿Cómo puede el embarazo molar volverse cancerígeno?

Una de las posibles complicaciones es el coriocarcinoma, que se produce cuando estas células de la placenta se alejan del útero y se trasladan a otras partes del cuerpo para seguir creciendo. Para comprobar que esta situación no suceda, tu médico tendrá que visualizar otros posibles crecimientos mediante un TAC o rayos X. La quimioterapia puede tratar estos crecimientos. Además, el médico te recomendará esperar de 6 a 12 meses antes de volver a intentar quedarte embarazada para supervisar con precisión si queda algún crecimiento adicional.

 

Related posts

Related posts