AvaWorld

Ciencia y estudios clinicos

Carencia de datos respecto a la salud femenina – Ava es la primera en ofrecer una solución

Vivimos en un mundo diseñado por y para hombres. El cuerpo masculino se ha considerado el estándar de facto durante mucho tiempo, mientras que se ha asumido que el cuerpo femenino es simplemente una versión reducida.

Por este motivo, la anatomía femenina ha quedado fuera de las decisiones de gran transcendencia. El cuerpo femenino no se ha tenido en cuenta en asuntos tan dispares como la forma en que se diseñan las aceras o se desarrollan los medicamentos. Desde decisiones críticas acerca de cómo los productos de consumo se consideran seguros, hasta cómo se fabrican nuestros teléfonos móviles.

Nuestra sociedad recopila muchos datos, pero se trata principalmente de datos sobre hombres. Esta disparidad, que recientemente se ha denominado «brecha de datos de género», ha recibido mucha atención últimamente. El tema se ha tratado en publicaciones como Vox, The Guardian y Scientific American, entre otras.

A primera vista, parece que esta brecha de datos de género podría causar tan sólo pequeños inconvenientes: las manos de las mujeres son demasiado pequeñas para sus teléfonos y sus pies no alcanzan los pedales del coche. Quizás sea desafortunado que Apple haya lanzado una aplicación de salud que permite a los usuarios rastrear algo tan extraño como la ingesta de selenio, pero que se olvidara de incluir cualquier opción para la menstruación.

Pero cuando lo analizas más de cerca, queda claro que esta brecha es peligrosa para las mujeres. Considera el hecho de que las mujeres tienen un 17 % más de probabilidades de morir que los hombres si tienen un accidente de coche. (Y tienen un 47 % más de probabilidades de resultar gravemente heridas.) Y cuando lo limitas a examinar la brecha en la salud femenina en específico, está claro que las mujeres han tomado pastillas y se han sometido a procedimientos durante mucho tiempo que habían sido probados en hombres, pero que podrían no ser beneficiosos o incluso inseguros para las mujeres.

Concretamente, el ciclo menstrual sigue siendo en gran medida una gran incógnita y no hemos hecho más que empezar a comprender cómo afecta a la salud física y mental. Las variaciones hormonales y físicas dentro del ciclo menstrual son algunas de las razones por las que algunos investigadores médicos no han incluído a las mujeres en sus estudios clínicos. Según Invisible Women, un nuevo libro escrito por la periodista y activista feminista británica Caroline Criado Pérez, los investigadores médicos dicen que el cuerpo femenino es «demasiado hormonal y complicado de medir». El libro de Pérez detalla un ejemplo impactante de los peligros que ésto presenta: se descubrió que un medicamento destinado a prevenir los ataques cardíacos es más probable que los provoque en un momento concreto del ciclo menstrual.

Y esa es la razón por la que en Ava tenemos tanto interés en cerrar esa brecha. La visión de Ava como empresa es convertirnos en un complemento de larga duración para las mujeres, que les brinde información científicamente probada y contrastada a lo largo de todas las etapas de su vida reproductiva. Nuestro objetivo consiste en hacerlo a través de la investigación clínica y la inteligencia artificial. Por eso, este mes nos enorgullece anunciar que nuestro estudio clínico sobre el ciclo menstrual se ha publicado en una revista médica revisada por pares. Nuestro estudio proporciona información sin precedentes sobre los cambios fisiológicos que se producen a lo largo de las diferentes fases del ciclo menstrual.

Según la organización sin ánimo de lucro Women Deliver, «Todavía hay una brecha de género significativa en lo que respecta a la innovación en temas de salud. Algunos de los mayores desafíos incluyen la escasa existencia de datos de cada enfermedad desglosados por género, lo que aporta muy poca información sobre las diferencias de género en las distintas enfermedades y una brecha de género persistente en los estudios clínicos, tanto en mujeres que participan en ensayos de medicamentos como en el seguimiento del efecto de ciertas innovaciones farmacológicas en la vida de las mujeres».

La Universidad de Humboldt en Berlín también analizó específicamente el tema de las mujeres excluidas de los estudios clínicos y descubrió que muchos estudios ni siquiera informan sobre el género de la muestra del ensayo. Entre los que sí indicaban el género, «el 19 % de los estudios tenía una representación insuficiente de mujeres en los grupos de intervención y control».

Otra de las cuestiones a destacar es que incluso cuando se recopilan datos tanto para hombres como para mujeres, a menudo no están desglosados, lo que significa que no se separan en datos de hombres frente a mujeres ni se analizan las diferencias.

Ava se especializa en mejorar la comprensión científica del cuerpo femenino y su salud. Nuestro objetivo consiste en comprender el ciclo menstrual en profundidad, no solo para poder desarrollar productos que mejoren la vida de las mujeres, sino también para educarlas y dotarlas de información crucial sobre su propia salud.

Nuestro artículo clínico reveló que la temperatura no es el único signo fisiológico que cambia durante el ciclo menstrual. De hecho, observamos cambios en cinco señales diferentes a lo largo del ciclo, y al rastrear esos signos simultáneamente, podemos detectar cuándo una mujer es fértil en tiempo real. Durante mucho tiempo, se ha creído que la temperatura era la única señal del ciclo menstrual que cambiaba a lo largo del tiempo. Pero ahora, por primera vez, demostramos que las señales adicionales, recopiladas simultáneamente, son útiles en el seguimiento de la fertilidad.

¿Por qué nos ha costado tanto llegar a conocer mejor el resto de señales, las cuales también cambian junto con la temperatura? La respuesta nos retorna a la suposición incuestionable que ha persistido durante mucho tiempo: el cuerpo masculino es el «modelo base» y el cuerpo femenino es una variante. Pero los algoritmos y la tecnología también pueden profundizar nuestra comprensión de la salud femenina y combatir estos prejuicios. Y en Ava, ese es precisamente nuestro objetivo. Este estudio es un gran paso, pero no hemos hecho más que rascar la superficie respecto a lo que sabemos sobre la salud reproductiva femenina.

Estamos decididos a seguir investigando la salud femenina y perfeccionando nuestra experiencia sobre el ciclo menstrual. Nos comprometemos a seguir con nuestra investigación y a ser transparentes respecto a nuestros hallazgos. Y nos mantendremos firmes en esta visión hasta que vivamos en un mundo donde la recopilación de datos y la comprensión científica de la salud humana sean un reflejo real de la población: hombres y mujeres a partes iguales.


Lindsay Meisel

Lindsay Meisel is the Head of Content at Ava. She has over a decade of experience writing about science, technology, and health, with a focus on women's health and the menstrual cycle. Her work has been featured on The Fertility Hour, The Birth Hour, The Breakthrough Journal, and The Rumpus.

Related posts

Related posts

Al continuar navegando en esta web, aceptas el uso de cookies. Más información Aceptar

This site is using first and third party cookies to be able to adapt the advertising based on your preferences. If you want to know more or modify your settings, click here. By continuing to use the site, you agree to the use of cookies.